miércoles, 10 de septiembre de 2014

Californio (Alta California), Sociedad y costumbres, Historia, Californio identidad hoy, Californios notables, Californios en la literatura



Californio es un término usado para identificar a las personas de habla española, en su mayoría católicos romanos, o de ascendencia latinoamericana, sin importar la raza, nacido en California de las primeras colonias españolas establecidas por la expedición Portol en 1769 con el Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848, en el cual México cedió California a los Estados Unidos. Los descendientes de los californios también se refieren a veces como californios. La población mucho más grande de los pueblos indígenas de California no fuera californios porque no eran hispanohablantes nativos. Tampoco eran los números significativos de que no hablan español los niños nacidos en California de los extranjeros residentes.



Los componentes militares, religiosas y civiles de la sociedad pre-1848 Californio fueron incorporados en los presidios poco pobladas, las misiones, pueblos y ranchos. Hasta que fueron secularizados en la década de 1830, las veintiuna misiones españolas de California, con sus miles de conversos más o menos cautivo nativas, controlar las tierras más y mejor, tenía un gran número de trabajadores, creció la mayoría de los cultivos y tenía la mayoría de las ovejas , ganado y caballos. Después de la secularización, la mayor parte de las tierras de misión fueron divididos en nuevos ranchos y concede a los ciudadanos mexicanos residentes en California.
Los gobiernos coloniales y más tarde el español de México alienta a los colonos de las provincias del norte y el oeste de México, así como la gente de otras partes de América Latina, en especial Perú y Chile, para establecerse en California. Alentaron a los nuevos pobladores se conviertan en ciudadanos españoles y/o mexicano, incluyendo la conversión sugerido a la Iglesia Católica Romana.

Sociedad y costumbres

Gobierno

Alta California fue controlada nominalmente por un gobernador designado. Los gobernadores de California fueron nombrados bajo el auspicio del Virreinato de la Nueva España nominalmente bajo el control de los reyes españoles y después de 1821 por los aproximadamente 40 presidentes mexicanos de México desde 1821 hasta 1846-los gobiernos mexicanos eran notoriamente inestables.
La inestabilidad del gobierno de Nueva España hizo que rige el área grande, pero pequeña población en la Alta California difícil, confuso y generalmente descuidado, ya que casi aisladas Alta California contribuido poco o nada a los recaudadores de impuestos. El costo del gobierno de Alta California se soportan por un% de arancel aproximadamente 40-100 importación percibido en el puerto de entrada de Monterey, California. Los Estados Unidos conquistó y anexó los territorios escasamente pobladas de Alta California, Nuevo México y lo que más tarde se convirtió en el territorio de varios estados en 1846-1848 durante la guerra mexicana-americano y pagó $ 15 millones para el territorio.
Como una creación del sistema de la Iglesia del Estado monárquico de la España, la sociedad española de California fue la estructura conjunta que fue jerárquica y autoritaria. El gobernador es nombrado por el virrey de Nueva España, o más tarde por el Presidente de México en la Ciudad de México. El gobernador de California, por lo general unida en sí los poderes militares, ejecutivas, legislativas y judiciales comunes en un sistema monárquico. Tiempo de comunicación, la distancia y el interés del virrey, comandante general Audiencia o el Presidente entiende que el gobernador designado por lo general tenía una mano libre. Bajo el gobernador a los capitanes de los presidios y commisonados estaban bajo su control directo. Los 5-10 soldados en cada una de las misiones españolas de California eran nominalmente bajo el control de los dos frailes allí. Estos soldados fueron utilizados para mantener el orden en las Misiones, imponer disciplina Misión y descuidado y recuperar indios de la misión fuera de control. Los alcaldes de los pequeños pueblos nominalmente celebraron ejecutivo local y el control judicial en los asuntos locales.

Variedad étnica

Californios incluidos los descendientes de los colonos agrícolas y soldados de escolta jubilados de lo que hoy es México. La mayoría eran de orígenes mixtos, generalmente fondos afroamericanos e indios mestizos o mixtos. A pesar de las representaciones de los espectáculos populares como el Zorro, muy pocos californios eran de ascendencia española "puro". La mayoría de ascendencia española sin mezclar eran sacerdotes franciscanos y algunos oficiales probablemente menos del 5% de la población californiana. NOTA: De acuerdo con registros de la misión, así como listados de nómina Presidio, varios soldados que operan como escoltas, los guardias de la misión, y otro personal de servicio militar fueron descritos como Europeo, mientras que la mayoría de los colonos civiles eran realmente de origen mixto. El término "mestizo" era rara vez utilizado en registros de la misión, los términos más comunes son "indio", "Europeo", "mulato", "coyote", "castizo" y otros términos de casta. Un ejemplo de la cantidad de soldados nacidos en Europa incluye todos Pedro Fages 'catalán voluntarios y la mayoría de los hombres de la expedición de Portola-Serra de 1769 que fueron reclutados de los regimientos de infantería del ejército español, entonces destinado en México. ¿Cuántos de ellos se quedaron en California es desconocido.

Franciscano

El otro centro de poder fueron los misioneros franciscanos en las misiones en el marco del presidente de padre, que a menudo se resistió a los poderes del gobernador. El gobernador dio en gran medida de la aprobación por el dónde y cuándo se construyeron las misiones.

Familia y educación

La familia era característicamente patriarcal, con el hijo de cualquier edad, aplazando a los deseos de su padre. Las mujeres tenían plenos derechos de propiedad y control, a menos que se casó o tuvo un padre-los hombres tenían el control casi total de todos los miembros de la familia. No había un sistema de educación formal en California. Los pocos que sabían leer ni escribir tenía que aprender de profesores particulares contratados o de sus padres. Dado que algunos de sus padres sabían leer ni escribir el número que sabía leer y escribir era sólo unos pocos cientos.

Repoblación

El gobierno colonial español, y más tarde, los funcionarios mexicanos anima a la gente de las provincias del norte y oeste de México como Sonora para instalarse en California, pero la falta de apoyo y el aislamiento de California eran graves obstáculos a la colonización. Muchas de las esposas de los oficiales de California considera que es un páramo cultural y una asignación de dificultades. La mayoría de los primeros colonos de California fueron retirados los soldados con algunos colonos de México. Como sociedad de frontera los primeros ranchos construidos fueron caracterizados como grosero y crudo-poco más que chozas de barro con techos de paja. Como los propietarios de ranchos, después de varios años de ocupación, llegaron más adelante estos residentes se actualizan a menudo más grandes, estructuras de adobe con techos de tejas. Hoy, cuando están "restaurados" son, en la mayoría de los casos, mucho más grande de lo que eran durante el período de Californio.

La concesión de la tierra

Antes de Alta California se convirtió en una parte del Estado mexicano en 1821, cerca de 30 concesiones de tierras españolas ya habían sido concedidos en todos los de la Alta California casi todos a "unos pocos amigos y familiares de los Gobernadores de Alta California." La Ley de Colonización General de México 1824 estableció reglas para peticionar a las concesiones de tierras en California, y en 1828, las normas para el establecimiento de las mercedes de tierras fueron codificadas en el reglamento mexicano. Los hechos trataron de romper el monopolio de las misiones franciscanas católicos al tiempo que prepara el camino para que los colonos adicionales a California al hacer concesiones de tierras más fáciles de obtener. Cuando las misiones fueron secularizadas en 1834-1836 la propiedad de la Misión y la ganadería se supone que deben ser principalmente atribuido a la Misión de los indios. NOTA: De hecho, la investigación histórica muestra que la mayoría de los ranchos fueron el resultado de la tierra dada a los soldados jubilados no comisionados. Las mayores subvenciones a Nieto, Sepúlveda, Domínguez, Yorba, Avila, Grijalva y otras familias fundadoras fueron ejemplos de esta práctica.

La ideología de los Criollos

Después de la agricultura, el ganado, las ovejas y los caballos fueron establecidos por las Misiones, frailes, soldados e indios Misión los propietarios de Rancho despedidos los frailes y los soldados y se apoderaron de la tierra la misión y la ganadería a partir de 1834, la Misión de los indios se quedaron para sobrevivir sin embargo, podía. Los propietarios de ranchos trataron de vivir en una gran forma similar a lo que él creía que los hidalgos ricos vivían en España. Se espera que el resto de la población a apoyarlos en su estilo de vida. Casi todos los hombres montaban a donde quiera que iban en casi todo momento que los hacen excelentes jinetes. Se entregó a muchas fiestas, fandangos, rodeos y rodeos como los propietarios rancho menudo iban de rancho a rancho en un gran circuito de fiestas unida caballo. Bodas, bautizos y funerales eran "celebrado" con grandes reuniones.

Ranchos

En la práctica, casi todos los bienes Misión y la ganadería se hizo cargo de los cerca de 455 grandes ranchos de California concedidas por las autoridades Californio. Los propietarios Californio rancho reclamados sobre 8.600.000 hectáreas promedio de aproximadamente 18.900 hectáreas cada uno. Esta tierra fue distribuida en casi toda la tierra antigua misión dentro de unos 30 kilómetros de la costa. Las concesiones de tierras mexicanas requieren el propietario para desarrollar la tierra, las subvenciones eran provisionales durante cinco años o hasta que se estableció un rancho. Los ranchos menudo tenían límites imprecisos y reclamos de propiedad a veces en conflicto. Los límites de cada rancho casi nunca fueron encuestados y marcados y con frecuencia dependen de señales locales que han cambiado con el tiempo. Algunos Ranchos se determinaron más tarde que se ha concedido después de la rendición del Californio en enero de 1847 y utilizado documentos de fecha posterior para tratar de establecer una propiedad existente.

Los impuestos de la Iglesia Católica

Desde que el gobierno dependía de los aranceles de importación para su ingreso prácticamente no había propiedad-el impuesto impuesto a la propiedad cuando se introduce con la condición de Estado de EE.UU. fue un gran shock. Como buenos católicos nominalmente todos se espera que pagar el 10%, el Diezmo, un pago obligatorio a la Iglesia Católica de una décima parte de los frutos de la agricultura o la ganadería, los beneficios empresariales y los salarios. Este impuesto fue recogido por el gobierno que asumió una parte de ella para su problema. Salarios Sacerdote y gastos de misión se pagan con el dinero o los bienes recogidos. Mientras se fundaron las misiones españolas de California la monarquía española financiado todos los gastos adicionales, no cubiertos por el diezmo, hasta las colecciones Diezmo eran lo suficientemente grandes para cubrir los gastos. Más tarde, después de las misiones empezaron a prosperar, muchos gobiernos españoles pidieron dinero prestado a la Iglesia Católica para mantener a sus funcionarios y las leyes.

La frecuencia de uso de los caballos

Había muchos caballos que se dejan a menudo, después de haber roto en, para pasear con una cuerda alrededor de su cuello para facilitar su captura. No era raro para un piloto de usar un caballo hasta que se llevó a cabo a continuación, cambiar su equipo a otro caballo-dejando que el primer caballo libre para pasear. Propiedad del caballo para todos, excepto unos pocos animales excepcionales eran casi propiedad de la comunidad. Los caballos eran tan comunes y tan poco uso que se destruyen a menudo para evitar que comer la hierba que necesita el ganado. Indios de California más tarde desarrolló un gusto por la carne de caballos como alimento y ayudó a mantener el número de caballos bajo control. Un uso inusual de caballos se encuentra en el pelado de trigo o cebada. El trigo y sus tallos se cortaron de los campos de ganancia por hoces rodamientos indios. El grano con su todavía tallos adjunta fue trasladado a la zona de recolección de sólidos del buey-carro con ruedas y se puso en un corral de tierra apisonada circular. Una manada de caballos continuación se introduce en el mismo corral o "campo de trilla". Al mantener los caballos en movimiento alrededor del corral, los cascos, con el tiempo, separar el trigo o la cebada de la paja. Más tarde, los caballos se les permitiría escapar y el trigo y la paja se recogen y se separan por lo lance al aire en un día con mucho viento ya que el viento lleve la paja de distancia. Es de suponer que el trigo se lavó antes de su uso para eliminar algo de la suciedad.

La mano de obra india

Para estos muy pocos propietarios ranchos y sus familias se trataba de Oro del Californio, porque la gran mayoría no era de oro. Gran parte de la agricultura, viñedos y huertos establecidos por las Misiones se permitió a deteriorarse a medida que la rápida disminución de la población indígena Misión pasó de más de 80.000 en 1800 a sólo unos pocos miles en 1846 - indios Menos significaba menos comida era necesaria y los frailes franciscanos y soldados apoyo a las Misiones desaparecieron después de 1834, cuando se abolieron las Misiones. Después de los frailes y soldados desaparecieron muchos de los indios de la misión abandonaron las misiones y regresó a otras tribus o encontrar trabajo en otra parte. Las nuevas Ranchos menudo daban trabajo a algunos de los primeros indios de la misión. Los indios trabajaban para alojamiento, comida y ropa llegaron los primeros indios de la misión de hacer la mayoría del trabajo de pastoreo de ganado y la siembra y cosecha de los cultivos californios. Los Ranchos aumentar lentamente y Pueblos de Los Angeles, San Diego, Monterey, Santa Cruz, San José y Yerba Buena mayoría sólo crecieron suficientes alimentos para comer y para el comercio. La excepción fueron las vacas y caballos salvajes que crecieron en la tierra cercada gama generalmente originalmente propiedad de las Misiones y fueron asesinados por sus pieles y sebo.

Cuero y alimentos

Cuero, uno de los materiales más común disponible, se utiliza para una amplia variedad de productos de sillas de montar, chaparreras, látigos, revestimientos de puertas y ventanas, riatas, pantalones, sombreros, taburetes, sillas, marcos de cama, etc Cuero incluso fue utilizado para cuero "armadura", donde se hicieron varias capas de cuero endurecido cosido chaquetas del soldado. Esta chaqueta de cuero rígido fue suficiente para detener las flechas más indios y funcionaba bien cuando la lucha contra los indios. La carne era un componente común de la mayoría de las comidas Californio y ya que no podía mantenerse mucho tiempo en los días antes de la refrigeración de carne a menudo se sacrifican para obtener unos filetes o cortes de carne. La propiedad y los patios alrededor de los ranchos a menudo se caracterizan por el gran número de cabezas de vacas muertas, cuernos y otras partes de animales. Los cueros de vaca se mantuvieron para los propósitos más tarde negociar con los Yankees o los comerciantes británicos que comenzaron a aparecer una vez o dos veces al año después de 1825 - Carne vacuna, productos de pan de trigo, maíz, varios tipos de frijoles, arvejas y varios tipos de calabaza eran elementos comunes con la comida vino y aceite de oliva utilizados cuando se pudo encontrar. La población mestiza probablemente subsistió principalmente en lo que estaban acostumbrados: el maíz o el maíz, frijol y calabaza con un poco de carne donados por los propietarios de ranchos. Lo que el promedio del nativo americano comió se desconoce desde que estaban en transición de una sociedad de tipo recolector cazador y uno agrícola. Anteriormente, muchos vivían por lo menos una parte del año de bellotas de tierra, peces, semillas, animales de caza, etc. Se sabe que muchos de los ganaderos se quejaron de indios robar su ganado y caballos para comer.

Comercio

Desde aproximadamente 1769 hasta 1824 California promedió alrededor de 2,5 buques al año con 13 años sin mostrar buques procedentes de California. Estos barcos trajeron unos nuevos colonos y suministros para los pueblos y las Misiones. Bajo las reglas del gobierno colonial español comercial se desalienta activamente a los buques no españoles y las pocas personas no indígenas que viven en California tenía casi nada para el comercio-las Misiones y pueblos fueron subvencionados por el gobierno español. Los barcos españoles ocasionales que no aparecen por lo general se solicita por los californios y tenía permiso real para ir a California-burocracia en acción. Antes de 1824, cuando el recién independizado México liberalizó las normas comerciales y permitió el comercio con los buques que no son mexicanos, el barco de comercio ocasional o EE.UU. ballenero que ponen a un puerto de California para el comercio, conseguir agua fresca, reponer la leña y obtención de carne fresca y los vehículos se hicieron más comunes. El número medio de buques de 1825 a 1845 aumentó a 25 barcos por año frente a los 2,5 buques al año común de los anteriores 50 años.

La sociedad rancho californiano tenía pocos recursos, salvo las grandes manadas de ganado Longhorn que crecieron bien en California. Los Ranchos producen el mayor negocio de sebo vacuno y en Norteamérica por matar y despellejar a su ganado y cortar la grasa. Los cueros se apostó a secar y el sebo se puso en grandes bolsas de piel de vaca. El resto del animal se deja pudrir o alimentar a los osos grizzly de California entonces común en California. Con algo finalmente con el comercio y la necesidad de todo, desde clavos, agujas y casi cualquier cosa hecha de metal para hilos de fantasía y la tela que pueden ser cosido en mantos de lujo o señoras vestidos, etc, comenzaron a negociar con los buques mercantes de Boston, Massachusetts, Gran Bretaña y otros puertos comerciales de Europa y la costa este de los Estados Unidos. El viaje desde Boston, Nueva York o Liverpool Inglaterra promedio de más de 200 días de una manera. Barcos comerciales y el ballenero ocasionales ponen en San Diego, San Juan Capistrano, San Pedro, San Buenaventura, Monterey y Yerba Buena después de parar y pagar el arancel de importación de 50 a 100% en el puerto de entrada de Monterey, California. Estos aranceles o tarifas de aduana pagados por el gobierno del Californio, lo poco que quedaba de él. El clásico libro Dos años antes del mástil por Richard Henry Dana, Jr., da un buen relato de primera mano de una navegación de dos años navio viaje comercial a California tomó en 1834-5 - Dana menciona que también tomaron parte posterior un gran envío de California longhorn cuernos. Los cuernos se usaban para hacer un gran número de artículos en este período de tiempo. California no estaba solo en el uso de los derechos de importación a pagar por el gobierno, como los aranceles de importación de Estados Unidos en este momento también fueron la forma en que Estados Unidos pagó la mayor parte de su Gobierno Federal. Un arancel promedio de los EE.UU. de alrededor de 25% aumentó alrededor del 89% de todos los ingresos federales en 1850.

Historia

Colonización temprana

En 1769, Gaspar de Portol y su expedición de 200 hombres bajo fundaron el Presidio de San Diego, y el 16 de julio de frailes franciscanos Junpero Serra, Juan Vizcaíno y Fernando Parrón planteadas y "bendijo una cruz", el establecimiento de la primera misión en superior de Las Californias, Misión San Diego de Alcalá. Los colonos comenzaron a llegar en 1774.

Monterey, California, fue fundada en 1770 por el padre Junpero Serra y Gaspar de Portol. Monterey se saldó con cerca de dos frailes y 40 hombres, y sirvió como la capital de California desde 1777 hasta 1849 - La Misión de Carmel cerca, en Carmel, California se trasladó allí desde Monterey para mantener la misión y sus indios de la misión de distancia de los soldados del Monterey Presidio . Fue la sede de los superiores de Las Californias Provincia misiones originales encabezados por el padre-presidente Junpero Serra desde 1770 hasta su muerte en 1784 fue enterrado allí. Monterey era originalmente el único punto de entrada para todos los bienes gravados en California. Se supone que todos los buques a limpiar a través Monterey y pagar la tarifa más o menos 42% de las mercancías importadas antes de negociar cualquier otro lugar en la Alta California. El edificio gubernamental más antigua del estado es el Monterey Custom House y Monumento Histórico el número uno de California. El californiano, el periódico más antiguo de California, fue publicado por primera vez en Monterrey en 15 de agosto 1846 después de la ocupación de la ciudad por el Escuadrón del Pacífico de la Marina de EE.UU. el 7 de julio de 1846.

A finales de 1775, el coronel Juan Bautista de Anza llevó una expedición por tierra sobre el sendero del río Gila que había descubierto en 1774 para traer colonos de Sonora Nueva España a California para resolver dos misiones, una de presidio, y un Pueblo. Anza llevó 240 frailes, soldados y colonos con sus familias. Empezaron con 695 caballos y mulas y 385 Texas Longhorn toros y vacas, a partir del ganado y la industria de caballos en California. Alrededor de 600 caballos y mulas y ganado 300 sobrevivieron al viaje. En 1776 cerca de 200 soldados con chaqueta de cuero, frailes y colonos con sus familias se trasladaron a lo que se llama Yerba Buena para empezar a construir una misión y un presidio allí. Las chaquetas de cuero de los soldados llevaban consistieron en varias capas de cuero endurecido y eran fuertes blindaje suficiente para detener lo general una flecha india. En California, el ganado y los caballos tenían pocos enemigos y pasto abundante en todos los años, pero la sequía y, esencialmente, creció y se multiplicó como los animales salvajes-doblando aproximadamente cada dos años. Se desplazaron parcialmente el Tule Elk y berrendo que había vivido allí en grandes manadas previamente.
Anza seleccionar los sitios del Presidio de San Francisco y de la Misión de San Francisco de Ass en lo que hoy es San Francisco, en su camino de regreso a Monterrey, se localiza la Misión de Santa Clara de Ass y el pueblo de San José, en el Santa Clara Valle, pero no tenía, inicialmente, dejar colonos se asienten ellos. Misión de San Francisco de Ass, o Misión Dolores, la sexta misión española, fue fundada el 29 de junio de 1776, por el teniente José Joaquín Moraga y el padre Francisco Palu, ambos miembros de la Expedición 1775-76 de Anza.

El 29 de noviembre de 1777, El Pueblo de San José de Guadalupe fue fundada por José Joaquín Moraga en el primer pueblo-ciudad no asociado a una misión o de un puesto militar en la Alta California. Los pobladores de San José fueron parte del grupo original de 200 colonos y soldados que se habían establecido inicialmente en Yerba Buena. Misión de Santa Clara, fundado en 1777, fue la octava misión fundada y la misión más cercana a San José. Misión de Santa Clara fue de tres kilómetros del pueblo de San José del sitio original, en la vecina Santa Clara. Misión de San José no fue fundada hasta 1797, cerca de 20 millas al norte de San José, en lo que hoy es Fremont.
Los pobladores de Los Angeles es el nombre dado a los 44 pobladores originales, 22 adultos y 22 niños, quienes fundaron el Pueblo de Los Angeles en 1781 - Los pobladores fueron familias de colonos agrícolas de Sonora, México. Eran los últimos colonos a utilizar la pista de Anza como Quechans cerraron el camino para los próximos 40 años poco después de que habían pasado por encima. Casi ninguno de los colonos eran Espaoles, el resto tenía designaciones de castas como mestizo, indio y negro. Algunas clasificaciones se han cambiado en el Censo de 1790 de California, como a menudo ocurrió en la América colonial española.

Los colonos y soldados de escolta que fundaron las ciudades de San José de Guadalupe, Yerba Buena, Monterey, San Diego y La Reina de Los ngeles fueron principalmente mestizos y negros de la mezcla y de la India ascendencia de la provincia de Sonora y Sinaloa, en México. Empleo en México del Fernando Rivera y Moncada expedición y otras expediciones más tarde, que fueron acusados de fundar una comunidad agrícola en la Alta California, tuvieron dificultades para persuadir a la gente a emigrar a un puesto tan aislado, sin agricultura, no hay pueblos, no hay tiendas o desarrollos de casi cualquier tipo. La mayoría de los colonos fueron reclutados de las partes del noroeste de México. El único vínculo tentativo con México era por barco después de la Quechans cerrada del río Colorado Yuma Crossing en 1781 - Durante los próximos 40 años, un promedio de sólo 2,5 buques al año visitó California con 13 años sin mostrar buques que lleguen.

En una sociedad de frontera, designaciones de castas no tienen el mismo peso como lo hicieron en las comunidades más antiguas del centro de México. El criterio importante fue el concepto de la Gente de Razn, un término que significa literalmente "gente de razón". Se designó a los pueblos que eran culturalmente hispana y había adoptado el catolicismo. Esto sirvió para distinguir los colonos Indio mexicanos y convirtió californiana Indios de los indios de California barbaro, que no había convertido o formar parte de los pueblos hispanos. Gobernador Po Pico de California era descendiente de colonos mestizos y mulatos.

El fin del gobierno mexicano

En la década de 1830 el gobierno mexicano recién formado estaba experimentando dificultades de haber pasado por varias revueltas, guerras y conflictos internos y una serie aparentemente interminable de los presidentes mexicanos. Uno de los problemas en México fue la gran cantidad de tierra controlada por la Iglesia Católica que se concede continuamente la propiedad por muchos propietarios de terrenos cuando murieron o controlados supuestamente propiedad en fideicomiso para los indígenas. Esta tierra, ya que acumula poco a poco, rara vez se vende como cuesta nada para mantener, pero podría ser alquilado para ganar ingresos adicionales por la Iglesia Católica para pagar a sus sacerdotes, frailes, obispos, etc y otros gastos. La Iglesia Católica era el propietario más grande y más rico de la tierra en México y sus provincias. En California, la situación era aún más pronunciada a medida que los frailes franciscanos en poder el 90% de todos los bienes supuestamente asentado en fideicomiso para los indígenas Mission.

En 1834 se promulgaron leyes de secularización que anula el control de la misión de las tierras en los asentamientos del norte bajo el gobierno mexicano. Las Misiones controlan más del 90% de la tierra se establecieron en California, así como dirigir miles de indígenas en el pastoreo de ganado, cultivos y huertos, tejer telas, etc para las misiones y los presidios y pueblo dewellers. Las tierras de misión y manadas anteriormente controladas por las Misiones se distribuyeron a los pobladores alrededor de cada misión. Dado que la mayoría tenía casi nada de dinero de la tierra fue distribuida u otorgada gratuitamente oa muy bajo costo a los amigos y familiares de los funcionarios del gobierno.

Mariano Guadalupe Vallejo, por ejemplo, tenía la reputación de ser el hombre más rico de California antes de la fiebre del oro de California. Vallejo supervisó la secularización de la Misión de San Francisco Solano y la distribución de sus cerca de 1.000.000 hectáreas. Fundó la ciudad de Sonoma, California, y Petaluma, California, propiedad de Mare Island y el futuro sitio de la ciudad de Benicia, California y se le concedió el 66,622 acres Rancho Petaluma, el 84.000 acres Rancho Suscol y otras propiedades por el gobernador José Figueroa 1834 y más adelante. El hermano menor de Vallejo, José Manuel Salvador Vallejo, se le concedió el 22,718 acres Rancho Napa y otras subvenciones adicionales conocida como el Rancho de Salvador. Sobre las colinas de principesca finca de Mariano Vallejo de Petaluma recorrió diez mil vacas de cuatro a seis mil caballos, y muchos miles de ovejas. Ocupó un castillo señorial en la plaza de Sonoma, donde entretuvo a todos los que vinieron con la hospitalidad más real y pocos viajeros de nota llegaron a California sin visitarlo. En Petaluma tenía un gran rancho llamado La Hacienda y en su granja hogar llamado Lachryma Montis, construyó, alrededor de 1849, una casa de madera moderna, donde pasó los últimos años de su vida.

Vallejo trató de la capital del Estado de California se trasladó permanentemente a Benicia, California en tierra vendió al gobierno del estado en diciembre de 1851 - Fue nombrado Benicia para la esposa del general, Francisca Benicia Carrillo de Vallejo. El general se pretende que el futuro de la ciudad se llamará "Francisca" de su esposa, pero este nombre fue abandonado cuando la antigua ciudad de "Yerba Buena" cambió su nombre por el de "San Francisco", el 30 de enero 1847 - Benicia fue el tercer sitio seleccionado para servir como la capital del estado de California, y su recién construido ayuntamiento era la capital de California de 11 feb 1853 a 25 feb 1854 - Vallejo dio el 84.000 acres Rancho Suscol a su hija mayor, Epifania Guadalupe Vallejo 3 de abril de 1851, como un regalo de bodas, cuando se casó con EE.UU. Ejército General John H. Frisbie. No se sabe lo que dio como regalo de bodas, cuando sus dos hijas, Natalia y Jovita casaron los hermanos Attila Haraszthy y Agoston Haraszthy en el mismo día 01 de junio 1863.

En algunos casos, en particular la tierra y el ganado Misión se dividieron en parcelas y luego se distribuyen por sorteo. En casi todos los casos los indígenas Mission tiene muy poco de la tierra la misión o el ganado. Si cualquiera de las ganancias de estas ventas hizo su camino de regreso a la Ciudad de México se desconoce. Estas tierras habían sido trabajadas por los colonos y los asentamientos mucho mayores de los pueblos indios Kumiai nativos americanos locales en las misiones en algunos casos varias generaciones. Cuando las misiones fueron secularizadas o desmontables y los indios no tenían que vivir bajo constante Friar y control militar quedaron esencialmente para sobrevivir por su cuenta. Muchos de los nativos americanos volvió a su antigua vida tribal y dejaron las misiones, mientras que otros encontraron que podían conseguir alojamiento y comida y un poco de ropa de trabajo para las grandes haciendas que tuvieron en los antiguos terrenos de la Misión y el ganado.

Muchos nativos que habían aprendido a montar a caballo y tenía un puñado de españoles fueron reclutados para convertirse en vaqueros que trabajaban el ganado y los caballos de los grandes ranchos y hacían otros trabajos. Algunos de estos propietarios de ranchos y sus jornaleros haría que la mayor parte de los pocos cientos de californios fuerzas combatientes en los breves conflictos bélicos estadounidenses de origen mexicano en California. Algunos de los indios californios y California lucharía del lado de los colonos estadounidenses durante el conflicto con algunos incluso unirse al batallón de California.

Gobernadores mexicanos de California

Los californianos tuvieron una sucesión de gobernadores designados mexicanos que casi todos murieron ya sea en la oficina o fueron expulsados de sus cargos. Muchos de los gobernadores designados por México resultó ser mediocre, autoritario e indiferente a las preocupaciones o necesidades Californio y fueron expulsados de su cargo. Los gobernadores nativos californios eran generalmente auto-nombrados y actuaron como gobernador pro tempore hasta México se enteró de la muerte o destitución del gobernador anterior y que podría nombrar un nuevo gobernador o aprobar el gobernador-a menudo un proceso lento ya existente. Los californianos tuvieron tan mala suerte con las tropas mexicanas y gobernadores designados mexicanos que muchos resintieron interferencia de México en lo que consideraban sus asuntos internos.
  • Lista de gobernadores
  • 1822-1825: Luis Antonio Argello
  • 1825-1831: Jos Mara de Echeanda México designó; primero de los dos términos
  • 1831-1832: Manuel Victoria Mexico designado, obligado de su cargo después de un año
  • 1832: Pico Po nativos Californio, nativo de San Diego y favoreció la adquisición británica de California, trasladó la capital desde Monterrey a Los Angeles
  • 1832-1833: Agustn V. Zamorano un secretario de Manuel Victoria y fue gobernador pro tempore del norte de California. y Jos Mara de Echeanda Echeanda reelegido gobernador pro tempore, pero sólo pudo hacerse con el control del sur de California. Ambos eran sólo contratos temporales
  • 1833-1835: José Figueroa Mexico designado; secularización iniciado de Misiones, y murió en el cargo
  • 1835: José Castro Californio, gobernador pro tempore
  • 1836: Nicols GutirrezMexico designado, gobernador pro tempore
  • 1836: Mariano Chico gobernador mexicano expulsado de su cargo después de tres meses y se exilió a México
  • 1836: Nicolás Gutiérrez México designó; Gobernación pro tempore reasumió
  • 1836-1837: Juan Bautista Alvarado Californio, derrocado Gutierrez
  • 1837-1838: Carlos Antonio Carrillo Californio gobernador pro tempore
  • 1838-1842: Juan Bautista Alvarado Californio, oficina reasumió
  • 1842-1845: Manuel Michelta México nombró gobernador entró con 300 soldados y sirve desde 30 de diciembre 1842 hasta su derrocamiento en 1845, cuando él y sus tropas se vieron obligados de nuevo a México.
  • 1845-1846: Po Pico Californio, oficina reasumió
  • 1846-1847: José María Flores Mexican oficial del Ejército, secretario Michelta, huyó de California cuando Mexican American War comenzó
  • 1847: Andrs Pico Californio, mandó Californio lanceros contra el general Kearny, gobernador provisional de la rebelión, firmaron Tratado de Cahuenga 12 de enero 1847 cesar las luchas en California.

La Guerra México-Americana

Antes de la Guerra México-Americana los californios obligaron al gobernador designado mexicano, Manuel Michelta, a huir de regreso a México con la mayor parte de sus tropas. Po Pico, una californiana, fue el gobernador de California durante el conflicto.



La escuadrilla pacífica, la fuerza naval de Estados Unidos estacionadas en el Pacífico fue instrumental en la captura de la Alta California en la Guerra México-Americana de 1846-1848 después de la guerra fue declarada el 24 de abril 1846 - La Armada estadounidense con su fuerza de 350-400 Marines de EE.UU. y los marineros "bluejacket" a bordo de varios buques navales estadounidenses cerca de California eran esencialmente la única fuerza significativa militares de Estados Unidos en la costa del Pacífico en los primeros meses de la Guerra México-Americana. Los británicos marina del Pacífico barcos Station en el Pacífico tenía más hombres y estaban más fuertemente armados que escuadrilla pacífica de la Marina de los EE.UU., pero no tenían órdenes para ayudar u obstaculizar la ocupación de California. Los nuevos pedidos se han tomado casi dos años para volver a los barcos británicos. Los infantes de marina estaban estacionados a bordo de cada buque para ayudar en un barco a otro combate, como francotiradores en el aparejo, y para defenderse de los huéspedes. También podrían ser separados para su uso como infantería armada. Además, hubo algunos marineros "bluejacket" en cada barco que pueda arrancar para el servicio orilla mientras los equipos de artillería e infantería, dejando la nave funcional aunque short handed. La artillería se utiliza a menudo eran pequeño cañón naval convertida al uso del suelo. El Escuadrón del Pacífico tenía órdenes, en caso de una guerra con México, para apoderarse de los puertos de California de México y en otros lugares a lo largo de la costa del Pacífico.

La única fuerza militar de Estados Unidos en California en ese momento era una pequeña expedición de exploración al mando del teniente coronel John C. Frmont, compuesto por 30 topográfico, topografía, etc tropas del ejército y unos 25 hombres contratados como guías y cazadores. La expedición Frmont había sido enviado a California, en 1845, del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados topográficos.
Los rumores de que el gobierno Californio en California planeaba arrestar y deportar a muchos de los nuevos residentes como lo habían hecho en 1844 dio lugar a un grado de incertidumbre. El 14 de junio 1846 treinta y tres colonos en Sonoma Valley tomó medidas preventivas y capturaron la pequeña Californio guarnición de Sonoma, California, sin disparar un solo tiro y levantaron una bandera hecha en casa con un oso y la estrella como símbolo de su toma de control. Las palabras "República de California" apareció en la bandera, pero nunca fueron adoptados oficialmente por los insurgentes. La actual bandera de California se basa en el original "bandera del oso".

Su captura de la pequeña guarnición Californio en Sonoma tarde se llamó la "rebelión de la bandera del oso". Primer y único presidente de la República era William B. Ide, cuyo gobierno duró veinticinco días. El 23 de junio de 1846, Frmont llegó desde el estado futuro de la frontera de Oregon con unos 30 soldados y 30 exploradores y cazadores, y tomó el mando de la "República" en nombre de los Estados Unidos. Frmont comenzó a reclutar una milicia de entre los nuevos pobladores que viven alrededor de Sutter Fort unirse a sus fuerzas. Muchos de estos colonos acababan de llegar sobre el rastro de California y muchos más seguirían a llegar después de julio de 1846 llegaron a California. El partido de Donner fueron los últimos viajeros en el camino a finales de 1846, cuando fueron atrapados por la nieve temprana, mientras que estaban tratando de conseguir a través de las Sierras.



Bajo las órdenes de John D. Sloat, el comodoro de la escuadra del Pacífico, los Marines de EE.UU. y algunos de los marineros bluejacket de los EE.UU. Navy veleros USS Savannah con el Cyane y Levant capturado la Alta California capital de Monterey, California, el 07 de julio 1846 - Los únicos disparos fueron salvas por los buques de la Armada de EE.UU. en el puerto y de la bandera de los EE.UU. ahora volando sobre Monterey. Dos días después, el 9 de julio de USS Portsmouth, al mando del capitán John S. Montgomery, cayó 70 infantes de marina y marineros bluejacket en el punto de Clark en la Bahía de San Francisco y capturó Yerba Buena y sin disparar un solo tiro.
El 11 de julio los británicos Royal Navy balandra HMS Juno entró en la bahía de San Francisco, causando Montgomery al hombre sus defensas. El gran barco británico, 2.600 toneladas con una tripulación de 600, hombre de guerra HMS Collingwood, buque insignia de las órdenes de Sir George S. Seymour, también llegó a esta época fuera Monterey Harbor. Ambos barcos británicos observaron, pero no entraron en el conflicto.
Poco después del 9 de julio, cuando se hizo evidente la Marina de EE.UU. está tomando medidas, el Oso efímera bandera de la República se convirtió en una ocupación militar de Estados Unidos y de la bandera del oso fue reemplazada por la bandera de los EE.UU.. Comodoro Robert F. Stockton asumió el cargo de comandante militar de EE.UU. de alto nivel en California a finales de julio 1846 y pidió a la fuerza de la milicia de California y sus 60 hombres Frmont para formar el Batallón de California con goce de sueldo y se encuentra con el Ejército de EE.UU. Fremont en el mando. La California "República" se disolvió y William Ide alistó en el batallón de California, cuando se estableció a finales de julio de 1846, como una empresa privada.
El primer trabajo dado al Batallón de California y era ayudar en la captura de San Diego y Pueblo de Los Angeles. El 26 de julio 1846 del Teniente Coronel JC Frmont California batallón de unos 160 subió a la barca USS Cyane, bajo el mando del capitán Samuel Francisco Du Pont, y se embarcó para San Diego. Desembarcaron 29 de julio 1846 y un destacamento de infantes de marina y azul chaquetas, seguido poco después por California Batallón de Frmont de Cyane, desembarcaron y tomaron posesión de la ciudad sin disparar un tiro. Dejar unos 40 hombres a la guarnición de San Diego, Fremont continuó a Los Ángeles, donde el 13 de agosto, con la banda tocando y colores Navy volando, las fuerzas combinadas de Stockton y Frmont entraron Pueblo de Los Angeles, sin un hombre muerto, ni tiro despedido. EE.UU. Marina teniente Archibald Gillespie, segundo de Frmont al mando, fue nombrado comandante militar de Los Angeles con una fuerza inadecuada de 30 a 50 soldados del Batallón de California apostados allí para mantener la paz.
En el Pueblo de Los Angeles, la ciudad más grande de California con cerca de 3.000 habitantes, las cosas podrían haber permanecido tranquila, excepto que Gillespie Major puso la ciudad bajo la ley marcial, en gran medida enfureció a algunos de los californios. El 23 de septiembre de 1846, alrededor de 200 californianos menores de Californio el general José María Flores protagonizaron una revuelta, el sitio de Los Angeles, e intercambiaron disparos con los estadounidenses en sus cuartos en la Casa de Gobierno. Gillespie y sus hombres se retiraron de su sede en la ciudad de Fort Hill, que, por desgracia, no tenía agua. Gillespie fue capturado en una trampa, mal superados en número por los sitiadores. John Brown, un estadounidense, llamado por los californios Juan Flaco, que significa "pobre John", logró romper a través de las líneas de Californio y montar a caballo de la Bahía de San Francisco en el impresionante 52 horas donde dio a Stockton un despacho de Gillespie se le notificaba de la situación. Gillespie, el 30 de septiembre, finalmente aceptó los términos Californio y partió para San Pedro con sus fuerzas, armas, banderas y dos cañones. Los hombres de Gillespie fueron acompañados por los prisioneros norteamericanos intercambiaron y varios residentes no Californio.
Se necesitarían alrededor de cuatro meses de preservación intermitente antes de Gillespie podría volver a plantear la misma bandera americana originalmente volado sobre Los Angeles. Los Angeles fue recuperada sin luchar el 10 de enero de 1847. Después de su derrota en la batalla de Providencia, el gobierno Californio firmó el Tratado de Cahuenga, que puso fin a la guerra en California el 13 de enero 1847 - La fuerza principal Californio militar, conocido como el lanceros Californio, se disolvió. El 16 de enero de 1847, el comodoro Stockton Frmont nombrado gobernador militar de EE.UU. territorial California.
Algunos californios lucharon en ambos lados del conflicto. Los monumentos de batalla dan fe de la lucha heroica y la pérdida en ambos lados.

Batallas Californio

  • 1846
La mayoría de las ciudades de California se rindieron sin disparar un solo tiro a cada lado. Lo poco que lucha que se produjo implica generalmente pequeños grupos de descontentos californios y pequeños grupos de soldados, infantes de marina o la milicia
    • Batalla de Rancho Domínguez, 9 de octubre 1846 - José Antonio Carrillo, cerca de Los Angeles, lidera las fuerzas Californio contra 350 marines y marineros que se retiraron.
    • Batalla de San Pasqual, 6 de Diciembre 1846 - dragones EE.UU. Caballería general Stephen Kearny, después de un agotador viaje a través de Nuevo México y Arizona cruz en California con cerca de 100 hombres y se unió a 20 exploradores de Kit Carson y cerca de 40 hombres bajo Gillespie al norte de San Diego . En un mal pensado y descoordinada ataque con polvo húmedo y desgastado mulas Kearny pierde cerca de 19 de sus hombres en una pelea con unos 150 lanceros Californio dirigidos por Andrs Pico-hermano de Pío Pico. Bajas Californio son desconocidos. Después llegaron los refuerzos de las fuerzas de EE.UU. en San Diego las fuerzas Californio retiraron.
    • Temecula Massacre, diciembre de 1846 - californios y los indios Cahuilla combinan para acabar con un grupo de indios Pauma Band Luiseno responsable de la masacre de once californios, cerca de Temecula.
  • 1847
    • 05 de enero 1847 - Fremont, cerca de la Misión de San Buenaventura con cerca de 400 hombres y seis piezas de artillería dispersa una fuerza de 60-70 Californio lanceros.
    • Batalla del Río San Gabriel, 8 de enero 1847 - Stephen Kearny del, de Fremont y la fuerza combinada de Stockton de unos 600 hombres a derrotar a los cerca de 160 hombres Californio Lancer fuerza cerca de Los Angeles. Las bajas son alrededor de un hombre a cada lado.
    • Batalla de La Mesa, 9 de enero 1847 - Kearny, Robert F. Stockton y las fuerzas combinadas de los Estados Unidos John Frmont, derrotar a los californios en la batalla final, en California, en la actualidad día Montebello, al este de Los Angeles. Las bajas son alrededor de un hombre a cada lado.
La campaña de guerra en California terminó el 13 de enero de 1847, tras la firma del Tratado de Cahuenga.

Californios tras la anexión EE.UU.

En 1848, el Congreso creó una Junta de Comisionados de la tierra para determinar la validez de las concesiones de tierras mexicanas en California. California el senador William M. Gwin presentó un proyecto de ley que, una vez aprobada por el Senado y la Cámara, se convirtió en la Ley de 3 de marzo de 1851. Afirmó que a menos que los beneficiarios presentaron evidencia que apoya su título dentro de dos años, la propiedad pasaría automáticamente a ser de dominio público. Propietarios de Rancho citaron el artículo VIII y X del Tratado de Guadalupe Hidalgo, en el que se garantiza la plena protección de todos los derechos de propiedad de los ciudadanos mexicanos, con un límite de tiempo no especificado.
Muchos propietarios de ranchos con sus miles de hectáreas y grandes rebaños de vacas, ovejas y caballos iban a vivir una vida próspera bajo el gobierno EE.UU.. El ex comandante de los Lanceros Andrs Pico California se convirtió en un ciudadano de los EE.UU. después de su regreso a California y adquirió el Rancho Ex-hacienda Misión San Fernando que constituye gran parte de lo que es hoy en Los Angeles. Él se convirtió en un asambleísta del estado de California y más tarde, un senador del estado de California. Su hermano, el ex gobernador de Alta California Po Pico también se convirtió en un ciudadano de los EE.UU. y el dueño de un prominente rancho/hombre de negocios en California después de la guerra. Muchos otros no fueron tan afortunados como sequías diezmaron sus rebaños en la década de 1860 y que no podían pagar las hipotecas de alto costo que habían tomado a mejorar su estilo de vida y posteriormente perdido gran parte o la totalidad de sus bienes cuando no podían ser reembolsados.
Californios no desaparecieron. Algunas personas en la zona todavía tienen una fuerte identidad como californios. Por ejemplo, muchas personas descendientes de la familia Sepúlveda conocer y mantenerse en contacto a través de Internet. Miles de personas que descienden de los californios han genealogías de las familias bien documentado.
La historia de los californios ha alimentado las cuestiones políticamente volátiles del movimiento de La Raza por algunos activistas chicanos, quienes representan californios mexicanos o hispanos como pueblos originarios del estado. Se descartan las reclamaciones a esta situación por los aproximadamente 50.000 a 80.000 pueblos indígenas, tales como Costa Miwok, Ohlone, Wintun, Yokuts y otros antepasados indígenas. Muchas de estas tribus antepasados habitaron la región de California durante miles de años antes del contacto europeo.
Otros descendientes Californio afirmar que tenían una sociedad integrada de los mexicanos, los indios, los mestizos y los inmigrantes americanos, que habían evolucionado durante 77 años a partir de la fundación de la Misin de San Diego en el territorio de la Alta California en 1769.
El desarrollo de la economía agrícola de California permitió a muchos californios seguir viviendo en los pueblos junto a los pueblos indígenas y mexicanos hasta bien entrado el siglo 20. Estos asentamientos se convirtieron en ciudades de California modernas, como Santa Ana, San Diego, San Fernando, San José, Monterrey, Los Alamitos, San Juan Capistrano, San Bernardino, Santa Barbara, Arvin, Mariposa, Hemet e Indio.
Desde la década de 1850 hasta la década de 1960, los californianos vivían en relativa autonomía. Practicaban un grado de segregación racial social personalizada, manteniendo periódicos en español, entretenimiento, escuelas, bares y clubes. Las prácticas culturales fueron a menudo vinculados a las iglesias locales y las sociedades de socorros mutuos. En algún momento en el siglo 20, los recordkeepers oficiales comenzaron a agrupar todos los californios, Mexicanos, y de los pueblos indígenas con apellidos españoles en los términos "España", "mexicano", y, a veces, "coloreado", algunos californios incluso se casaron con mexicanas estadounidenses.

Californio identidad hoy

Alexander V. King ha estimado que hay entre 300.000 y 500.000 descendientes de los californios en 2004.

Californios notables

  • Juan Bautista Alvarado, gobernador
  • José María Alviso, concesionario de Rancho San José, Alcalde de San Jos
  • Arcadia Bandini, co-fundador de Santa Monica, California
  • Santiago Arguello
  • Santiago E. Arguello
  • Juan Bandini
  • Familia Berreyesa, varios primeros pobladores que sostienen las mercedes de tierras
  • Jos Raimundo Carrillo
  • José Antonio Carrillo
  • Pedro Carrillo, escritor
  • José Castro, el general del ejército mexicano en la Alta California
  • Manuel Domínguez
  • José Antonio Estudillo
  • José María Estudillo
  • Jos Mara Flores
  • Myrtle Gonzalez
  • Jos de la Guerra y Noriega
  • Antonio María de la Guerra
  • William Edward Petty Hartnell, también conocido como Don Guillermo Arnel
  • Robert Livermore, homónimo de Livermore, California
  • Don Antonio Lugo
  • Eulalia Pérez de Guilln Marin
  • Joaquin Murietta, base de ficción héroe Zorro
  • Lus Mara Peralta Peralta Adobe en San José, el destinatario de la subvención de Rancho San Antonio la tierra en el Este de la Bahía San Francisco
  • Andrs Pico
  • Jos Maria Pico
  • Po Pico, el último gobernador mexicano de Alta California, homónimo de Pico Rivera, California
  • Louis Robidoux, homónimo del Monte Rubidoux, celebró Rancho Jurupa y Rancho San Jacinto y San Gorgonio
  • Juan Matias Sanchez, Juan Matias Sanchez Adobe, Rancho La Merced, Montebello, California
  • Tomas Avila Sanchez
  • Francisco Xavier Sepúlveda
  • Juan Jose Sepulveda
  • Francisco Sepulveda
  • Mariano Guadalupe Vallejo, el homónimo de Vallejo, California
  • Tiburcio Vásquez, bandido
  • Elena Verdugo
  • José María Verdugo, ganador del Rancho concesión de tierras San Rafael
  • Bernardo Yorba, tierra importante beneficiario de las subvenciones, homónimo de Yorba Linda, California
  • Jose Antonio Yorba, gran tierra beneficiario de las subvenciones

Californios en la literatura

  • Richard Henry Dana, Jr., relató aspectos de la cultura californiana que vio durante su visita de 1834 como marinero de dos años antes del mástil.
  • Joseph Chapman, agente de bienes raíces la tierra señalado como el primer Yankee a residir en el viejo Pueblo de Los Angeles en 1831, describió el sur de California como un paraíso aún por desarrollar. Menciona una civilización de colonos de habla española, "californios", que prosperó en los pueblos, las misiones y ranchos.
  • María Amparo Ruiz de Burton, El ocupante y el Don, una novela ambientada en la década de 1880 California, representa las luchas legales de una familia muy rica con Californio okupas inmigrantes en sus tierras. La novela se basa en las luchas legales de General Mariano G. Vallejo, un amigo del autor. La novela describe el proceso legal por el cual californios eran a menudo "aliviados" de sus tierras. Este proceso fue largo, y los gastos legales fueron suficientes para que muchos californianos sin tierra. Californios resentían tener que pagar impuestos sobre la tierra a los funcionarios de los Estados Unidos, porque el principio de pago de impuestos para la propiedad de la tierra no existía en la legislación mexicana. En algunos casos californios tenían poco capital disponible, ya que su economía se había operado un sistema de trueque, sino que a menudo se pierden terreno a causa de la imposibilidad de pagar los impuestos. No podían competir económicamente con los inmigrantes europeos y angloamericanos que llegaron a la región con grandes cantidades de dinero en efectivo.
Una representación de la cultura californiana se representa en la novela Ramona, escrito por Helen Hunt Jackson.
El personaje de ficción del Zorro ha convertido en el Californio más identificable debido a cuentos, películas y series de televisión de 1950. Los hechos históricos de la época a veces se pierden en la narración de historias.

La conquista de la sierra de “La Giganta” en Baja California Sur en 1683

 
Sierra “La Giganta” en Baja California Sur
 “La Giganta” es un enorme promontorio que sobresale en la costa sur de Baja California; sus laderas del lado oeste son más pronunciadas que las del Este, por lo que la expedición tendría un duro escollo que resolver, ya que  San Bruno se encuentra en la costa occidental de la “mayor isla del orbe” según la creencia de aquel entonces. Kino escogió un buen caballo; en sus alforjas llevaba los instrumentos de navegación que le permitirían hacer los cálculos correspondientes para la elaboración de los mapas, sin apartarse de aquellos pequeños regalos, libros y papeles para sus increíbles diarios en el registro meticuloso de sus observaciones y acontecimientos que nos han permitido conocer esta historia. La comitiva expedicionaria estaba compuesta de 25 soldados, 6 indios Mayos, 12 indígenas naturales de California (6 “Didius” y 6 edúes). Se utilizaron 14 caballos, 4 mulas de carga y provisiones para 12 días. Blas de Guzmán y el Padre Goñi se quedarían en la Misión mientras que en la Isla de Coronado, a bordo de la “Capitana”, permanecieron en vigilancia 10 marineros y el Alférez Lorenzo de Lezcano.
La expedición por el centro de California incluyó por 25 soldados españoles.
El día 01 de diciembre se inicia la conquista de “La Giganta” bajo el mando de Atondo y Kino, en una trayectoria histórica pues muchos sitios fueron puestos al descubierto para el mundo en aquella memorable ocasión. Tres leguas (12 km) al noroeste se encontraron abundancia de agua y grandes pastizales, un lugar a que los nativos llamaban “Londó” y que al tiempo se convirtió en la Misión de San Juan Londó; aquí se unieron al grupo 5 nativos. Más adelante descubrieron un gran manantial al que llamaron de San Francisco Xavier. Justamente al llegar al pie de la gran montaña al tercer día de camino, Atondo termina convenciéndose que es imposible continuar con los caballos por aquella ruta escarpada, en una ladera tan pronunciada, y decide continuar a pié dejando los animales a cargo de 6 hombres.
Atondo escribe: “Proseguimos nuestra jornada cargando cada cual el bastimento que pudo, y subiendo algunos soldados ágiles, sin armas y descalzos, nos arrojaron una soga y amarrándonos por la cintura, pudimos subir los demás. Este día andaríamos como 6 leguas (24km)”, y añade, “por hallarme rendido y ampollados los pies, otros cinco soldados y el cirujano no pudimos pasar adelante; otro día mandé al Alférez Nicolás de Contreras Ladrón de Guevara que fuese con los demás a descubrir la tierra más adentro; fue en su compañía el muy reverendo Padre Superior Eusebio Kino y cinco peones; salieron el día domingo y regresaron el lunes”. La expedición pronto llegó hasta la cumbre de la montaña, hasta un sitio al cual pusieron por nombre de La Santa Cruz, esto en recuerdo de un hecho curioso cuando se tuvo que derribar un enorme cactus;  al caer formó una cruz perfecta con otro palo. Es aquí cuando se le titula a esta sierra como “La Giganta”; Kino escribe: “por ser muy alta, que desde Yaqui al ponerse el sol se descubre, y también porque los días pasados habían dicho y creído algunos que en estas tierras de los Noys había gigantes, la llamamos La Giganta”.
La vista era particularmente bella desde las alturas; enormes llanuras se observaron hacia el occidente a las que les dieron por nombre Dádivas de Francisco Xavier, ya que fueron descubiertas el día 3 de diciembre. No tardaron en aparecer algunos indígenas del lugar llamados “Noys”, quienes al observar la expedición corrían desesperados a buscar refugio. A unas leguas de recorrido por el  valle encontraron una laguna a la que llamaron de Santa Bárbara, lugar donde Atondo decide acampar. Al día siguiente Kino y 18 hombres prosiguen la exploración hacia el noroeste y se encuentran con un bonito valle al cual deciden nombrar como San José; otra gran laguna decoraba el paisaje la que titulan de San Salvador y un  cerro también a la vista de grandes dimensiones es nombrado de San Eusebio. En un momento del camino la expedición fue abordada por 17 indígenas armados con arcos y flechas; Kino escribe: “Todos los señores soldados se pusieron en armas; yo saqué unos pañuelos colorados y unos abalorios, me fui acercando a los indios que luego pusieron sus armas en el suelo y se sentaron en señal de paz; el jefe de unos 50 años de edad se levantó y me hizo señas de que pasáramos adelante, hacia el norte, pero ni él ni los suyos hablaban palabra. Quedaron contentos todos y después nos dijeron que más al poniente, tras el cerro de San Eusebio, corría un río que iba a la contracosta (cosa que los otros indios nos han referido también en el Real de San Bruno, didius y edúes)”. La expedición terminaría el día caminando de regreso a San José; el día 6 se reunieron con Atondo en Santa Bárbara, bajaron por el paso de Santa Cruz de nuevo a gatas hasta llegar al sitio donde dejaron caballos y mulas al pié de la montaña; finalmente, por la tarde del día 7 de diciembre eran recibidos con alegría en San Bruno. Inmediatamente Kino comenzó a bosquejar el legendario mapa de la zona, mismo que  fue concluido y enviado en la “Capitana” en su viaje por provisiones al Yaqui el 21 de diciembre de 1683.
Aunque este segundo reconocimiento de California, algunas veces llamada Carolinas por Kino, puede considerarse fructífero alcanzando el objetivo de lograr cierta exploración de La Giganta, Kino no estaba conforme. Tenía que descubrir un camino seguro y cómodo para los caballos y mulas hacia el otro lado de la gran montaña, pues la contracosta seguía siendo la meta final. Dos semanas después organiza una pequeña expedición con Nicolás de Contreras, 8 soldados a caballo y 4 nativos. Unas leguas adelante se les unieron 15 nativos más por corto tiempo; Kino relata: “... después nos fueron siguiendo Vicente y Eusebio (dos nativos), y también un cuervo que dos leguas antes había empezado a seguirnos, pues unas veces nos seguía, otras nos iba más adelante sin apartarse de nosotros más que cuando mucho un tiro de arcabuz; de esta manera nos vino acompañando toda la tarde en camino de más de seis leguas hacia el norte. Quedándonos siempre al poniente a mano izquierda la serranía o Sierra La Giganta, llegamos a un nuevo río que llamamos Santo Tomás, que era el día de este glorioso santo apóstol de las Indias”. Este río los llevaría caminándolo hacia arriba hasta una gran cañada que daba directamente hasta el parteaguas de La Giganta; detrás tendrían el comienzo de un afluente del Río de La Purísima, el cauce buscado que los habría de llevar hasta  la contracosta. El problema estaba resuelto. La expedición continúo del otro lado de la Giganta unas leguas más, donde descubrieron nuevos asentamientos indígenas; de regreso fueron llevados por los mismos nativos a través de otros caminos más cortos para cruzar la sierra, al fin y al cabo dichas veredas habían sido pisadas por ellos desde tiempos inmemoriales, y evidentemente  los conocían a la perfección. Para las festividades de navidad la expedición estaba de regreso a San Bruno y la buena noticia los motivó a organizar una tercera entrada.
Región de las Primeras Exploraciones en California
Pero esta nueva exploración tendría que esperar a las nuevas provisiones que estaban siendo gestionadas en la costa de Sonora y Sinaloa. La verdad de las cosas, en términos generales, la Misión estaba pintando para fracaso. Se suponía que  San Bruno debería bastarse por sí misma para desarrollarse, pero  los recursos hidráulicos escasearon, no se podía regar y las lluvias no se veían por ningún lado. De cualquier forma los colonos se las ingeniaron para hacer producir algo de la tierra cavando algunos pozos en el arenal del río Grande; Kino escribe: “Y la experiencia nos iba enseñando que para la reducción de éstos (los indios), no había limosna ni regalo más a propósito que las cosas del diario sustento. Ni se duda que con las primeras aguas que vengan se podrán sembrar muchas milpas así de maíz como de trigo, y de todo cuanto se da en Sonora, Hiaqui, Mayo y Sinaloa para el común socorro así de ellos como de nosotros”; por lo visto a Kino le faltaba conocer más la hidrología de la región.
Atondo también escribe acerca de las dificultades agrícolas: “... a mediados del mes de octubre del año pasado de 1683, el soldado Domingo Julián de Sosa, en un pedazo de tierra que le pareció de mayor humedad y a propósito, sembró unas matas de maíz, calabazas y garbanzos, y aunque no era el tiempo a propósito, no obstante llegó a crecer y a granar, aunque no con perfección por causa de las heladas del mes de diciembre, las cuales maltrataron y secaron todo lo sembrado”. En otra parte de su reporte añade: “... y por causa de haber cegado los vientos todo lo que se sembró en el arenal y caja del río no produjo sino sesenta o setenta matas que empezaron a caer en el abrigo de la fortificación, las cuales por falta de humedad no llegaron a granar  con perfección y de las dichas matas se cogieron siete sacas y media de elotes, algunos de ellos vanos y sin grano alguno”. Aunque las cosas en la Colonia pasaban por tranquilas en términos generales, con mucho trabajo y dedicación, no todo era perfecto. Se supo del caso de la muerte de un indio de manos de un soldado que había sido emboscado por naturales ante lo cual el Almirante Atondo se mantuvo al margen.
El maíz no era conocido en California; no había agua segura y los intentos por cultivarlo fracasaron.
De cualquier manera los trabajos en San Bruno siguieron adelante; Kino relata en su diario del 24 de abril: “Se trabajó mucho en la fábrica del último baluarte, se le pusieron las vigas y morillos, pues dentro de este baluarte así como en los otros dos, había como un capaz aposento en que se pudieran poner bastimentos y otras cosas... vino toda la ranchería a ayudar mucho, como siempre, en la fábrica de la fortificación, acarreando zoquite, piedras, agua y leña para todo el real y zacate para los caballos”. Se sabía que la Colonia estaba dependiendo del exterior y Atondo estaba más que preocupado. Diariamente las miradas eran puestas en el mar azul del Golfo en espera de los suministros que traerían los veleros; para el mes de agosto Atondo describe lo que le queda de abasto: 3 carneros, 2 ovejas, 2 corderos, 33 cabras, 8 gallinas, 2 gallos, 9 costales de harina, 7 fanegas de maíz, 2 fanegas de frijoles, 16 arrobas de mantequilla, 25 quesos pequeños apolillados, un almud de garbanzos, medio almud de lentejas y dos almudes de chiles para 71 personas que había en la Colonia y cientos de naturales que trabajaban en la construcción a cambio de alimento. Diez meses después de haber salido de San Bruno, La Almiranta por fin regresa; aquel 10 de agosto de 1684 descargaron algunos suministros para felicidad del Almirante, aunque no le gustó mucho la llegada innecesaria de 20 hombres más que habría que alimentar, entre los cuales venía el Padre Copart en sustitución del P. Suárez, el tercer fraile; también se bajó del barco el Veedor Real Muñoz de Moraza, que para colmo evidenciaba un estado de salud muy delicado.
La expedición pendiente a la contracosta tendría que esperar hasta el invierno, pues faltaban caballos y mulas para el transporte del equipo y soldados, además de los alimentos para la comunidad; San Bruno nada producía. Se organizaron varios viajes de la Almiranta hacia Yaqui; el primero de ellos inicia el 29 de agosto con Kino y el indígena Eusebio a bordo regresando el 25 de septiembre con 10 caballos, 2 mulas de carga y 45 carneros; el Padre jesuita iba también por objetos de regalo muy importantes para aquellos primeros acercamientos con los naturales. El indígena llegó maravillado. Al día siguiente, Goñi y cuatro indios más viajan en la segunda travesía regresando el 25 de octubre con otros 15 caballos, 2 mulas de carga y 150 arrobas de carne, todo del Yaqui. A los dos días La Almiranta regresa a Sonora por otras 15 mulas, 2 caballos, 2 cargas de pescado, 20 tercios de carne, 7 de queso, 12 fanegas de frijol, barras y herraduras calzadas. El 16 de noviembre se inicia el cuarto viaje y dos semanas después el velero se estaciona en San Bruno con 16 caballos, 1 mula y 1 macho aparejados, 55 carneros, 12 botijas de mezcal, 20 fanegas de sal, 50 fanegas de maíz y 12 arrobas de manteca (1 fanega=60 litros y 1 arroba=11 kilogramos).
Caballos y perros empezaron a verse en San Bruno (pintura europea de la época por Philips Wouwerman)
Para esta última travesía La Almiranta  no podía más ya que le faltaban cables y estaba bastante deteriorada; urgía su reparación para dar servicio seguro por lo que se tomó la decisión de enviarla al taller de Matanchel; Muñoz de Moraza escribe: “La Almiranta ha ido a Yaqui cuatro veces, y espero en Dios que complete también éste, por su bien y por el nuestro, pues le falta casi todo y nosotros tenemos provisiones sólo para tres meses”. De la Capitana y la Balandra nada se sabía, así es que aquellos valientes Colonos se quedarían de nuevo aislados del mundo sin saber a ciencia cierta cual sería el destino de aquella aventura en San Bruno. Kino sabía que si no encontraban un río mejor del otro lado de La Giganta las cosas se complicarían; aquella tercera entrada a la Península prácticamente definiría el futuro de una Misión que día con día se complicaba cada vez más.
El 23 de diciembre de 1684 “La Almiranta” llegó a Matanchel proveniente de San Bruno en un viaje de 9 días; el Padre Copart acompañó al Capitán Andrés quien llevaba la encomienda de Kino de buscar más apoyos del Virrey. Atondo por su parte pedía la presencia de La Capitana y La Balandra con nuevos abastecimientos, pero principalmente, negociar la traída de buscadores de perlas, expertos que supieran zambullirse en las transparentes aguas del Golfo; con la obtención de estas preciadas joyas, Atondo pretendía sufragar los costos de los productos alimenticios que no podían obtenerse aún en la California.
La Colonia volvía a quedarse sola, y mientras tanto, la expedición tomaba forma. San Isidro, un sitio localizado al Este-NorEste de San Bruno ofrecía un mejor lugar para el campamento; buenos pastos y agua segura permitían alimentar a la no poca cantidad de mulas y caballos que estaban siendo preparados para la travesía. En este lugar se levantó después la Misión de San Juan Londó. Con muchas interrogantes en el ambiente el plan se llevó a cabo;  el 14 de diciembre el Padre Eusebio y el Almirante Atondo cabalgaron de San Bruno a San Isidro a encontrarse con el resto de la expedición que inmediatamente partió al día siguiente rumbo a la conquista del Mar del Sur. El grupo estaba formado por 29 soldados, 2 muleteros, 9 indígenas, Kino, Atondo y el doctor Castro.
El viaje por el Río La Purísima fue difícil para los exploradores
La travesía no resultó fácil. Mucho tiempo se perdía en cortar la maleza, remover las rocas de las montañas y rellenar huecos que permitieran el paso de las bestias con la carga y los soldados. A menudo Kino subía la montaña más alta para observar con sus aparatos el rumbo que debía tomar la expedición pues tenía el control de las brechas. La herradura de los caballos seguía siendo un gran problema por su desgaste en las rocas; días completos fueron utilizados para descansar a los animales o bien para repararles las patas y en más de una ocasión algún semoviente se abandonó al quedar inutilizado para el viaje, convirtiéndose en milagroso alimento para los hambrientos nativos. Después de cuatro días de camino, el grupo expedicionario llega a Santo Tomás, una población ya conocida por Kino en su viaje de reconocimiento que realizó con Contreras un año antes. Aquí se incorpora el Jefe Leopoldo quien ofreció sus valiosos servicios de guía. Tres días después llegaron al arroyo “La Purísima” que descarga hacia el Océano Pacífico; la ruta quedaba trazada.
El descenso por el arroyo fue difícil y peligroso; la gran cantidad de rocas en el camino provocaron un viaje lento y cansado. Un enorme cañón se elevaba hasta el cielo mientras que el lecho del arroyo era una gris confusión de pedruscos. Un día después de Navidad Atondo escribe: “la ruta seguía entre tantas peñas que los más desmontaron para pasarlas y otros cayeron unos sobre las peñas y otros en el agua; a todas las demás cargas le sucedió lo mismo no obstante que los que iban desmontados cegaban los huecos de las peñas con piedras”. Pero el tramo malo por fin fue dejado atrás y para el día 28 de diciembre ya se encontraban en mejores parajes, tanto que una parte se quedó en un sitio titulado “Los Inocentes”, en honor a la fecha mencionada. Para el día 30, Atondo, Kino, 18 soldados, 3 indios cristianos y dos cargas de bastimento se encontraron con La Mar del Sur, siendo esta la primera expedición que reconocía el Océano Pacífico por California. El mismo día 30 tuvieron un primer encuentro con los nativos de la región; una vez más Kino desempeñó un papel de mediador y pacificador,  valiéndose de pequeños regalos e intentos de diálogo demostrando a su modo la buena fe de los forasteros. Pero la noticia del día fue el descubrimiento de unas enormes conchas azules de abulón, tan grandes que los nativos las usaban como vasos para beber. Así también, encontraron osamentas grandes, medianas y pequeñas de ballenas, un espectáculo que hoy en día distingue a esta región del mundo; es conocido el hecho de que estos mamíferos navegan durante largas distancias para tener a sus crías en estas cálidas aguas del Pacífico.
Ruta de la Expedición de San Bruno al Pacífico por Kino y Atondo (Amplificar).
Atondo dio el título de Bahía de Año Nuevo al estero visitado, haciendo alusión a la fecha de llegada (aunque en realidad fue dos días antes). Para el día 13 de enero de 1685 los exploradores estaban ya de regreso a San Bruno, con la buena noticia de haber cruzado la “isla más grande del mundo”, pero con la tristeza de un viaje lento, difícil y muy cansado, con expectativas poco halagüeñas para formar una Misión de mayor éxito que la que estaban intentando en el Golfo. Atondo continuó realizando recorridos ahora hacia el sur acompañado por Goñi en esta ocasión, aunque la travesía inevitablemente tuvo que hacerse bordeando a la Giganta por la costa. El Almirante no logró su propósito de llegar hasta la Bahía de Magdalena, aunque logró visitar lugares que después serían famosos años más tarde; a lo largo de 150 kilómetros Atondo visitó y nombró 14 rancherías y pudo haber visto un total de 2 a 3 mil personas. No había tierras susceptibles de cultivar, ni aguajes aprovechables para el riego pues la mayoría eran pozos abiertos en arroyos secos, ni siquiera árboles que pudieran emplearse para construir. Solo cuervos, patos, grullas y pájaros marinos fueron avistados. En cuanto a los nativos, eran altos, robustos, bien parecidos y más numerosos que en ninguna otra parte de California. Para el día 6 de marzo la expedición regresa a San Bruno inconforme y con las manos vacías; después de un año y medio en California las buenas noticias escaseaban así como los suministros. La única esperanza para sufragar los gastos de California serían las perlas que al parecer abundaban en los mares de la región, así que todo dependería de los buscadores que Atondo con tanta ilusión había solicitado a las autoridades.
A mediados de marzo “La Balandra” llega a San Bruno bajo el mando de Francisco de la Aberiaga; para el día 26 “La Capitana” por fin regresa también trayendo a bordo cuatro pescadores y algunas provisiones; pero el escenario que encontró Guzmán se veía en plena calamidad. Más de un año y medio de sequía había provocado pocos riegos y cultivos,  y para colmo, surgió un brote de escorbuto que para el mes de abril se convirtió en epidemia. El agua también se estaba convirtiendo en salobre y poco a poco empezaron a morir soldados mientras que otros quedaron paralíticos; la mayoría sufría estragos de la enfermedad. Los problemas para Atondo se multiplicaron: el Virrey ya pedía bautismos los cuales se podían contar con los dedos de las manos; la inversión en la California se acercaba al cuarto de millón de pesos y no se veían los frutos del trabajo misionero. Atondo convocó a una junta de Consejo para darle salida a la situación; asistieron Kino, Goñi, Guzmán, Muñoz de Moraza, Lezcano, Contreras y el cirujano Castro. La lista de soldados en activo llegó a 15, pues 39 estaban inhabilitados y 4 habían muerto. Finalmente se resolvió enviar a los enfermos en La Capitana hacia Yaqui, esperando que con el buen clima y mejor alimentación los pacientes se recuperaran; después, con la tripulación posible la misma Capitana al mando de Guzmán y Kino, tratarían de encontrar un mejor sitio para la Misión hacia la región norte de la California, mientras que Atondo y Goñi por su parte le darían forma al proyecto de las perlas. El Padre Eusebio nunca estuvo de acuerdo con abandonar San Bruno, pero pese a su dolor, inevitablemente tuvo que aceptar la triste realidad.
El adiós a San Bruno; ¿en donde terminarían sus días estos primeros barcos fabricados en el noroeste de México? (Pintura de Pierre Puget acerca de barcos de guerra, 1670).
A principios del mes de mayo el plan se pone en práctica. El día 6 se iniciaron los preparativos en los cuales los mismos indios también se incorporaron en la ayuda. Empacar las pertenencias fue un trabajo muy lamentado para los colonos que como pudieron acomodaron de nuevo a los mejores caballos; el resto terminó en banquete para los nativos. Muñoz de Moraza agonizaba, era uno de los más graves y terminaría falleciendo dos días después de llegar al Yaqui.  El 8 de mayo de 1685, por la tarde, La Capitana con el Padre Eusebio y Guzmán a bordo se despiden de San Bruno; siete muchachos se animan a viajar con Kino pero el Almirante solo acepta a dos con la condición de que ayudaran al Padre en el aprendizaje de la lengua nativa; el resto se bajó de la nave con lágrimas sinceras y sonoras que conmovieron a todos. Una niña de 15 años llamada Francisca, huérfana por la muerte de su padre de manos de los españoles, que sirvió en la casa del Almirante y aprendió buena parte del Catecismo, también quedó desconsolada y sufrió con el P. Eusebio aquella amarga despedida; es aquí cuando Kino pensó por vez primera en desarrollar Sonora a fin de salvar “las Californias”.
 
 La península bajacaliforniana, inicialmente denominada California, fue conocida a través de los primeros contactos iberos protagonizados por Fortún  Jiménez y Hernán Cortés en 1533 y 1535, respectivamente. Entró a los registros de exploraciones al ser considerada como una isla de grandes riquezas, causa que motivó el primer intento de colonización protagonizado por  el conquistador de Tenochtitlan. Posteriormente se le concedió importancia por la posición estratégica para la seguridad de las posesiones españolas en el  Nuevo Mundo.
 Hubo de pasar 160 años —durante los cuales se registraron exploraciones esporádicas y otro par de intentos de colonización— para que  tuviera éxito la entrada definitiva de la dominación, la que se logró a partir del año 1697 por la orden religiosa de los jesuitas, quienes en sus esfuerzos de evangelización desarrollaron un importante papel histórico y, en el campo del conocimiento lingüístico, una magnífica obra que no fue superada por las corporaciones religiosas que la sucedieron en el siglo xviii, como fueron los franciscanos y los dominicos.
Los grupos indígenas representativos en toda la extensión peninsular se identificaron con los nombres de pericúes, guaycuras y cochimíes, denominaciones con las que también, en forma general, fueron conocidas las lenguas  que se hablaban en su territorio. De las dos últimas, los misioneros reco nocieron varios dialectos que no fueron catalogados específicamente, como  tampoco dejaron estudios completos de las lenguas generales. Al iniciarse el  periodo misional, estos grupos indígenas entraron en el verdadero proceso de  aculturación del que no pudieron sustraerse. Su rudimentaria cultura presentó a una sociedad arraigada en el sistema de vida trashumante y, por ende, centrada en las tres actividades fundamentales: la caza, la pesca y la recolección de frutas y raíces. La condición de su vida tradicional no fue ocasional, estaba  determinada por la falta de estímulos de la naturaleza, propia de la situación geográfica de una larga península de 1200 km. que además se distinguía por su posición de aislamiento de otras formas de vida respecto al macizo continental. Acorde al medio físico hostil, estas culturas se adaptaron y en su nivel de desarrollo se mantuvieron estancadas hasta la llegada de los misioneros religiosos. En estas circunstancias, a los misioneros jesuitas les sorprendía las manifestaciones de las costumbres cotidianas de los indígenas, base para importantes estudios testimoniales de carácter antropológico legados a la posteridad. La imposición del nuevo estilo de vida, opuesto a los patrones de la vida milenaria de los indígenas, produjo en un corto tiempo, el más grave fenómeno sociológico de la historia peninsular.
A partir de los autores clásicos de la historia de las Californias se han hecho cálculos sobre la población aborigen en la península, en mucho de los casos repetidos por los investigadores de nuestra época, en donde se muestran  cantidades muy variadas1 por lo que se infiere que nunca conoceremos la cifra  exacta; sin embargo, para el presente estudio partiré de los cálculos que nos ofrece S. F. Cook,2 quien presenta tanto cifras estimables como de censos del  periodo misional, reconocidas por diversos estudiosos del tema que aceptan la  cifra de 41500 indígenas como base poblacional de la península bajacaliforniana. Sin embargo, recientemente el doctor W. Michael Mathes consideró
que la obra de Cook es “altamente especulativa”, mientras que otros autores
lo toman como base de comparaciones. Al respecto Ignacio del Río al consi
derar la propuesta estadística de J. J. Baegert, nos dice:
...Podría objetarse un cálculo como éste (de cuarenta a cincuenta mil indígenas), hecho sin rigor estadístico y ante circunstancias —como la del desconocimiento que entonces se tenía de la población del norte peninsular— que ciertamente impedían hacer una cuantificación de veras confiable de la población aborigen Pero tenemos, por otra parte, que algunas investigaciones modernas coinciden más o menos en sus resultados con la estimación hecha por el alsaciano. Son de citarse a este respecto los cálculos demográficos de Sherbume F. Cook, quien, mediante la aplicación de varios métodos de computación  diferentes cuyos resultados promedio, obtuvo cifras que no se apartan de las  propuestas por Baegert. La conclusión de Cook, en efecto, es que, hacia la fecha en que se estableció la primera misión permanente en la península, existían  alrededor de 41500 californios.
El fenómeno de la disminución de la población indígena durante la colonia  no fue particular de la península, se presentó en diversas regiones de Nueva  España ocasionado por la obra de conquista y colonización europea que vino a desequilibrar el orden establecido y que marcó el enfrentamiento entre las  culturas indígenas y la europea. En lo que respecta al decrecimiento demográfico en la península, en razón a que la penetración europea fue tardía, el  proceso se recrudeció seriamente durante la primera mitad del siglo  xviii obedeciendo a diversas causas originadas por el choque cultural que impuso cambios decisivos en la vida tradicional de los indígenas que la habían conformado durante siglos de existencia.
El nivel cultural alcanzado por los indígenas, aunque bajo en su alcance, fue firme y estable, adaptando su existencia y sus costumbres al medio geográfico peninsular. Los misioneros jesuitas, con la intención de enseñar y  cimentar el cristianismo entre los indígenas, les cambiaron su ancestral forma de vivir, y fue, sin habérselo propuesto, uno de los medios para iniciar su extinción. En la California jesuítica se pretendió crear una sociedad singular,  no permitiéndose la entrada y permanencia de colonos —fuesen españoles,  criollos o mestizos— ajenos a los intereses de la congregación religiosa, para  evitar acarrearles vicios a los indígenas. Como rectores de la vida peninsular, fueron ellos quienes alteraron las costumbres indígenas y ocasionaron la reacción violenta de los indios pericúes y de los grupos de filiación guaycura, iniciándose la descomposición social, perjudicándose solamente la base indígena. Los pericúes fueron los primeros en manifestar su rechazo al sistema de vida que representó el misionero, comenzando una cruenta insurrección en el año 1734 ubicada principalmente en la parte meridional de la península, en donde fueron combatidos primero con acciones punitivas que incluyeron desde el destierro de sus mujeres hasta las acciones militares, que en conjunto,  Ignacio del Río califica como una “campaña militar de reconquista”, en donde además de los actos bélicos de exterminio incluyó el manejo de alianzas con grupos indígenas para tomar partido contra los insurrectos cuyas consecuencias son claros indicadores que plantearon el inicio de la desintegración social entre los indígenas.
La pacificación tanto de los pericúes como de los uchitíes y coras fue  obra de don Manuel Bernal Huidobro, gobernador de Sinaloa; sin embargo en la península persistió una situación inestable. En 1737 hubo un intento de asesinato a un sacerdote de San José de Comondú que pudo haber iniciado el problema pero no fue de mayor trascendencia, como tampoco el insistente rumor, durante ese mismo año, de un posible ataque guaycura a la misión de San Javier. Fue hasta el año 1740 cuando surgió una nueva rebelión pericú,  ahora de menores consecuencias pero motivada por las mismas causas que la anterior insurrección, siendo sofocada rápidamente. Ambas rebeliones pericúes obedecieron al mismo espíritu de independencia del sistema que en casi dos decenios les impusieron los misioneros jesuitas, lo que iba en contra de sus costumbres tradicionales y que deseaban rescatar a toda costa.
Además de las consecuencias de la guerra, sufrieron tres epidemias entre los  años 1742 a 1748, las que diezmaron a su población de tal manera “que no  quedó ni aun la sexta parte de la gente, que tenía antes de la nación pericú”.
A la desgracia de las enfermedades se le agregó la rebelión de los uchitíes, rama de los guaycuras ubicados desde La Paz hasta Todos Santos, quienes tuvieron como respuesta una violenta guerra de exterminio de la que Barco da noticias cuando nos dice: “De esta suerte se acabó en el sur esta nacioncilla, que nunca estuvo bien reducida: y sólo quedaba de ella un mozo en el pueblo de Todos Santos al tiempo que salieron de aquella península los padres jesuitas”.
Los datos anteriores nos dan una idea clara que tanto las guerras como las enfermedades epidémicas fueron las causas principales que provocaron la  disminución de la población indígena. Las cifras hablan claro y nos dan idea  del fenómeno acaecido en nuestra península durante la presencia jesuítica. A su salida, en cumplimiento de la orden real que los expulsó del reino español  y que en la península se ejecutó hasta el 3 de febrero de 1768, sólo quedaron  7 149 indígenas, y para 1769 disminuyó la población hasta 6 133 habitantes.
Los jesuitas fueron remplazados por los padres franciscanos del Colegio de  San Fernando de México (1768-1772). Lo más notable, en cuanto al tema tratado, durante la permanencia de los franciscanos fue el haberse registrado una nueva epidemia durante el año 1769 por lo que mermó considerablemente a la población indígena, como se mencionó en el dato anterior.
Para ilustrar más claramente el fenómeno de la disminución de la población aborigen recurro a la tabla proporcionada por S. F. Cook, en donde  se nos da a conocer el número de la población del área jesuita de la península,  basado en cálculos estimativos y censos de población.
Tabla de cifras estimativas y censales
1697 aborígenes (promedio) 41 500
1728  estimativo                    30 500
1742 estimativo                     25 000
1762 estimativo                     10 000
1768 censo                               7 149
1772 censo                               5 094
1775 censo                               3 972
1777 censo                               5 424
Al cálculo estimativo de Cook para el año 1742 sobresale la confirmación de la cifra casi igual, si comparamos el dato proporcionado por el conde de Revilla Gigedo, cuando afirma: “En los años (17)40, se computaba el número  de estas gentes en 22 000 almas de los dos sexos y de todas las edades; pero cuando se retiraron los regulares extinguidos, no excedieron de 8 000...”
Efectivamente, el dato proporcionado a la salida de los jesuitas se ilustra  en forma específica a lo correspondiente en cada una de las misiones de la península, las que se extendieron desde el extremo sur hasta el grado 31, en una extensión de 300 leguas, según lo señala Lorenzo Hervás.
Misiones de los jesuitas en California en el año 1767
1.- Todos Santos, o Santa Rosa                         90
2.- Santiago                                                    550
3.- Nuestra Señora de los Dolores                   450
4.- San Luis Gonzaga                                     310
5.- Nuestra Señora de Loreto                          400
6.- San Francisco Xavier                                 485
7.- San Joseph Comandú                                 360
8.- Concepción                                               130
9.- Santa Rosalía de Mulegé                           300
10.- Nuestra Señora de Guadalupe                   530
11.- San Ignacio de Kadakaamang                   750
12.- Santa Gertudre                                       1000
13.- San Francisco de Borja                           1500
14.- Santa María, que se fundaba en 1767         330
TOTAL                                                        7 185
Tomando como base a Cook sobre los datos de 1697, fecha con la que se  inició la evangelización con la llegada de los jesuitas hasta su salida en el año 1768, es alarmante comprobar que la población aborigen se diezmó en un 82.78%; que el índice de mortandad prosiguió en aumentó alcanzando  un 87.73% hasta la salida de los franciscanos en 1772, y tres años después, al  90.43%. Todo esto tan sólo en 78 años. De acuerdo a la cifra del censo de 1772 que nos proporcionó Cook, y comparándola con los datos obtenidos del informe del franciscano Juan Ramos de Lora, que es anterior al citado censo rendido en abril de 1772, casi coinciden las cifras. La suma de la población indígena de los centros de asentamientos que para esa fecha perduran, arroja la cantidad de 5692 indígenas  en la península. Se especifican las siguientes cantidades:
San José del Cabo                            50
Santiago,                                           60
Todos Santos, más de                     100
San Francisco Javier,                      293
Loreto,                                            220
San José de Comandú,                    322
La Purísima,                                    171
Misión de Guadalupe,                     176
Mulegé,                                           186
San Ignacio,                                    572
Santa Gertrudis,                             1244
San Francisco Borja,                      1538
Santa María,                                     411
San Fernando Velicatá,                    349
Si repartimos esas cantidades en las actuales entidades políticas de la península, corresponderían 2 150 indígenas a Baja California Sur, y 3 542 a Baja California.
Siguiendo el orden cronológico de esta relación de hechos encontramos  algunos datos interesantes en el informe rendido por don Pedro Fages, inspector general de las Provincias Internas, fechado el 20 de octubre de 1786 y  enviado al virrey Bucareli, informe que entre otras cosas, dice:
Las misiones de San José, Santiago, Todos Santos, San Javier, Loreto, Comondú, Cadegomó, Guadalupe y Mulegé van a pasos gigantes a su total extinción. La razón es de tal evidencia que no deja duda. El mal gálicodomina a ambos sexos, y en tal grado, que ya las madres no conciben, y si conciben, sale el feto con poca esperanza de vida. Hay misiones de las citadas, que há más de un año y meses que en ella(s) no se ha bautizado criatura alguna, y la que más no llega a cinco bautizados siendo cosa de admirar que excedan los muertos en el año pasado de los de edad de 14 años para abajo a los nacidos.
Considerando este angustioso informe y tomando en cuenta la fecha en que se rindió, merece nuestra atención el dato proporcionado por don Pablo L. Martínez quien al hacer el resumen histórico del siglo xviii señala: “Al  terminar el siglo la población indígena de toda la península se estimaba en 4 500 individuos y la española y mestiza entre 700 y 800”.
Al respecto, la  información del conde Revilla Gigedo correspondiente a la última década del siglo xviii registró: “...no llegan a 6000”, al referirse a la población indígena de la península, cifra en la qué se incluyó a las familias de las últimas  misiones fundadas por los dominicos, como fueron la de Nuestra Señora del  Rosario, Santo Domingo de la Frontera, San Vicente Ferrer, San Miguel del
Encina y Santo Tomás.
En el proceso histórico de la península se siguió manifestando el descenso  en su población indígena, lo que se registró aún durante la primera década del siglo  xix si atendemos el dato que nos proporciona Francisco Santiago Cruz  cuando dice: “Según censo levantado en 1810 por un visitador, la población de la península se suponía de 2300 indios y 2150 españoles”.
No es el propósito analizar más allá de estos datos, que con sólo su lectura nos permite comprender el fenómeno presentado por la extinción de los  tres grupos característicos de la península: pericúes, guaycuras y cochimíes, al menos de la actual Baja California Sur. Sobre el último de los grupos indígenas mencionados, cabe aclarar que para el presente estudio su delimitación se extiende hasta donde los jesuitas la identificaron bajo un tronco común y una misma denominación, y que los estudiosos modernos la han ubicado en el tronco protoyumano que prácticamente conforman una unidad del concepto lingüístico, esto en comparación con los cochimíes de la parte septentrional de la península, en donde aún subsisten algunos grupos conocidos como paipais, tipais, quiliwas y cucupás, perteneciente a la familia yumana.
Al respecto, Miguel León-Portilla, afirmó: “El caso de las lenguas de estos  últimos grupos difiere por completo del de aquellos otros cuyos hablantes han desaparecido”.
EXTRACTO DEL LIBRO: Vocablos Indígenas de Baja California Sur  de Gilberto Ibarra Rivera:

Los Ultimos días de la víctima “Ötzi el hombre del hielo”





Esquivando el paso del tiempo, extrañamente conservados, los restos de Ötzi, un hombre que vivió en la frontera austroitaliana hace cinco mil años, se presentan ante la mirada arqueológica como uno de los mayores descubrimientos de los últimos tiempos. Su cuerpo descansa en el Museo de Arqueología del Sur del Tirol, en Italia.


El 19 de septiembre de 1991, en los Alpes de Ötztal, a 3210 metros de altura y cerca del límite entre Austria e Italia, los escaladores alemanes Erika y Helmut Simon encontraron un cadáver congelado. Con cierta reticencia, le tomaron una foto (a Erika no le parecía bien fotografiarlo, pero Helmut insistió, alegando que los familiares del muerto querrían saber cómo lo habían encontrado). La foto, que en los días siguientes apareció en los diarios de todo el mundo, muestra un cuerpo humano tendido boca abajo, con el rostro, las extremidades y la mayor parte del torso metidos en un bloque de hielo.

Dos días después, el diario local Dolomiten informaba que “los restos mortales de un alpinista desconocido fueron descubiertos en la tarde del jueves [...] La identidad del cuerpo, que habría estado en el hielo durante varias décadas, aún no ha sido aclarada”.


Cuando leyó la noticia, el montañista italiano Reinhold Messner, que estaba dando un ciclo de conferencias en la región, acudió al lugar para echar un vistazo. Experto en alpinismo, Messner fue la primera persona que escaló las catorce montañas más altas del planeta; también fue el primero que alcanzó la cima del Monte Everest sin usar tubo de oxígeno. Era una leyenda viviente y los periodistas siempre andaban atentos a sus comentarios. Tras examinar los restos, Messner declaró que deberían tener entre 300 y 500 años.


Unos días más tarde, el gobierno austriaco envió a un gendarme para recuperar el cuerpo. Acechado por una inminente tormenta y sin herramientas apropiadas, el hombre dañó los brazos, las piernas y la pelvis de los restos congelados. Una vez fuera del hielo, el cuerpo y varios objetos hallados a su alrededor fueron transportados al Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck. Apenas vio los objetos, el arqueólogo Konrad Spindler se dio cuenta de que tenían por lo menos 4000 años.

MI NOMBRE ES....

Algunos arqueólogos lo llamaron Hauslabjoch, porque según las reglas de su profesión debían darle el nombre del sitio geográfico más próximo (en este caso, el Paso de Hauslabjoch). Los periodistas europeos lo apodaron “el hombre del hielo” (L’Uomo del Giàccio, en italiano; Der Mann im Eis, en alemán; Iceman,

en inglés).

Algunos le pusieron Homo tirolensis, como si perteneciera a una especie distinta a la de los humanos modernos, pero este nombre carecía por completo de fundamento científico. Los restos pertenecían sin duda alguna a un Homo sapiens. Y porque lo encontraron en los Alpes de Ötztal, un periodista vienés lo bautizó Ötzi.


MARCAS EN LA PIEL

El médico austríaco Hans Unterdorfer realizó el primer examen profesional de Ötzi. Según la descripción de Unterdorfer, el cuerpo había perdido por completo la capa más externa de la piel, el pelo y las uñas. Estaba deshidratado y tenía el aspecto de una momia vieja.


El brazo izquierdo estaba cruzado sobre el pecho. Los dedos de la mano derecha estaban curvados, como si estuvieran agarrando algo. Los párpados abiertos dejaban ver los ojos intactos, y a través de una mueca de la boca se veían los dientes amarillentos. Por el aspecto del pecho, Unterdofer especuló que se trataba de un hombre, pero no lo pudo confirmar porque los genitales estaban tan contraídos que no se distinguían bien (más tarde se comprobó que era un hombre).

Tenía numerosos “tatuajes”: grupos de tres o cuatro líneas paralelas de unos pocos centímetros de longitud en la espalda, una pequeña cruz en la parte posterior de la rodilla derecha y dos líneas paralelas alrededor de la muñeca izquierda. Fuera de los daños producidos por el gendarme, no se veía ninguna señal externa que sugiriera la causa de su muerte.


UN CUERPO SIN TIEMPO

La antigüedad de Ötzi se calculó estudiando sus átomos de carbono. Este elemento químico, uno de los principales componentes de los seres vivos, existe en varias formas. La variedad llamada carbono-14 se usa para la datación de restos orgánicos. Mientras una persona está viva, la cantidad de carbono-14 en su cuerpo es igual a la que hay en la atmósfera.Cuando la persona muere, el cuerpo deja de incorporar carbono-14 y el que ya posee se va desintegrando. Los científicos conocen muy bien el ritmo de desintegración del carbono-14. Con este dato y conociendo cuánto C14 queda en los restos a datar, se puede calcular hace cuánto murió la persona.

Así se determinó que Ötzi vivió hace unos 5300 años, lo cual lo ubica en la Edad del Cobre, cuando aparecieron en Europa los primeros objetos fabricados con este metal y se domesticaron los caballos. Una etapa de transición socioeconómica que iba a desembocar en la transformación de las tribus y comunidades en sociedades complejas.Por las características de sus huesos y el estado de su dentadura, se estimó que Ötzi tenía algo más de 40 años en el momento de su muerte. Una edad avanzada, si se tiene en cuenta que sus contemporáneos vivían un promedio de 20 años y menos del 2 por ciento de la población llegaba a los cuarenta.


HOMBRE DE ARMAS LLEVAR

Se supo también que Ötzi iba bien abrigado. Vestía un taparrabos, calzas y un jubón confeccionados con cueros de ciervo y de cabra; una capa hecha con fibras de tilo y un gorro de piel de oso. También usaba calzado de cueros de oso y de cabra, envuelto con pasto para darle aislamiento. El pasto era mantenido en su lugar por tiras de cuero.Además, iba bien armado. Portaba un hacha, con mango de madera de tejo y hoja de cobre. La hoja era mantenida en el extremo del mango mediante tiras de cuero y goma de abedul. Es el hacha prehistórica mejor conservada que se ha descubierto hasta ahora.Y como si fuera poco, llevaba un cuchillo de pedernal, con mango de madera de fresno, y un largo arco de tejo. En un carcaj de cuero transportaba catorce flechas de madera. Sólo dos estaban terminadas, con puntas de pedernal en un extremo y plumas en el otro para estabilizar el vuelo. Ambas estaban rotas.


Dentro de un morral, también de cuero, guardaba materiales para encender fuego: hongos del abedul secos, que arden con facilidad, y fragmentos de pedernal y pirita, rocas que producen chispas cuando son golpeadas. Tenía una pequeña herramienta de pedernal con la punta afilada, que posiblemente usaba para tallar las rocas, y hongos con propiedades medicinales atravesados por una correa de cuero.Nunca se había encontrado algo así. Las ropas y otros objetos fabricados con materia animal o vegetal se descomponen enseguida, a menos que estén hechos con hueso. A diferencia de lo que ocurre en las tumbas, donde las más valiosas pertenencias de los difuntos son acomodadas a su alrededor como parte de un ritual, todo lo que Ötzi llevaba encima en el momento de su muerte se conservó intacto hasta el presente. Es como ver una foto tomada un día cualquiera en la vida de un hombre de hace 5000 años.


VICTIMA DE LAS ENFERMEDADES

Algunas de las enfermedades que lo afectaban fueron identificadas con rayos X y tomografía computada (técnica que proporciona imágenes tridimensionales del interior del cuerpo). Ötzi tenía artritis en las articulaciones del cuello y la cadera, una dolencia que suele provocar fuertes dolores. En varias de sus arterias se detectaron depósitos de calcio que seguramente dificultaban el flujo de la sangre (posiblemente, arteriosclerosis).


Sólo se encontró una de sus uñas (separada del cuerpo). En ella se observan unas líneas características que aparecen cuando el crecimiento de la uña se interrumpe a causa de una enfermedad. Por la ubicación de las líneas, se dedujo que en los seis meses previos a su muerte Ötzi estuvo muy enfermo en tres ocasiones. Probablemente sufría diarrea, porque sus intestinos contenían numerosos huevos de un gusano parásito que provoca ese trastorno.


¿Y USTED A QUE SE DEDICA?

Iba bien armado, así que bien pudo ser un cazador o un guerrero. Como llevaba hongos con propiedades medicinales, quizás fue un chamán. Alguien propuso que pudo ser un pastor, porque yacía cerca de un antiguo sendero de ovejas. La gran cantidad de cobre detectada en sus cabellos hizo pensar que se dedicaba a trabajar ese metal. Otros han sugerido que era un fugitivo que fue ultimado por sus perseguidores, o la víctima de un sacrificio ritual.

Spindler imaginó que al regresar a su comunidad, luego de una prolongada ausencia, Ötzi se vio envuelto en un violento conflicto, quizás una masacre ocasionada por los miembros de otra comunidad, y resultó herido. Entonces buscó refugio en las altas cumbres, de donde nunca regresó. Estas interpretaciones tienen débiles fundamentos y a veces una buena dosis de imaginación. La verdad es que no hay ninguna evidencia concreta acerca de la ocupación de Ötzi o el motivo que lo llevó a lo alto de la montaña.


LA ULTIMA CENA

Durante el día y medio que precedió a su muerte, Ötzi anduvo por un bosque de pinos a dos mil metros de altura. Luego descendió a uno de los valles de la región. Después volvió al bosque de pinos, pero esta vez siguió subiendo hasta superar los tres mil metros, donde no hay vegetación y el hielo es permanente. A lo largo del camino bebió agua varias veces a diferentes alturas. Su anteúltima comida fue carne de cabra, cereales y otras plantas. Su última comida, unas pocas horas antes de morir, fue carne de ciervo rojo y cereales.Sus últimos movimientos se reconstruyeron investigando lo que había en la última porción de su intestino delgado. Con ayuda de un microscopio y mediante análisis de ADN, se identificaron los granos de polen de los árboles que encontró a su paso (que ingirió en forma involuntaria, junto con la comida o el agua), los restos de los últimos animales y plantas que comió, y las algas microscópicas que había en el agua que fue bebiendo.En su intestino también se encontró una forma primitiva de trigo finamente molido, que posiblemente comió en forma de pan. La presencia de polen de carpe negro, un pequeño árbol que florece a fines de la primavera, indica que Ötzi murió en esa época del año.


SU MUERTE

Como no presentaba señales externas de agresión ni de enfermedad, durante algún tiempo prevaleció la explicación más obvia: Ötzi había muerto de frío. Sorprendido por una tormenta, se detuvo a descansar, se quedó dormido y se congeló. O cayó en una grieta en el hielo de la que no pudo escapar.
Luego se descubrió que en la mano y la muñeca derechas tenía heridas como las que reciben quienes se defienden de un ataque. Además, en su cuchillo y en una de las puntas de flecha que llevaba se detectó sangre de otra gente. En la punta de flecha había sangre de dos personas, como si Ötzi hubiera herido a dos adversarios con la misma flecha, recuperándola en cada ocasión (es posible, ya que las flechas eran bienes valiosos y necesarios para la supervivencia).


Todo esto apuntaba a una pelea con un desenlace mortal.

Finalmente, se encontró una punta de flecha dentro de su hombro izquierdo. El proyectil ingresó por detrás, como lo atestiguan un agujero en la capa, a la altura de la herida, y un corte de dos centímetros en la espalda. La punta de la flecha perforó una arteria y produjo una importante hemorragia interna. Se ha estimado que hay un 40 por ciento de probabilidades de sobrevivir a una herida como ésta.


"ESE HOMBRE"

Apenas se difundió la noticia del descubrimiento, el gobierno austríaco mandó buscar a Ötzi para transportarlo a la ciudad de Innsbruck. Unos días después se demostró que el lugar del hallazgo pertenecía a la provincia italiana de Bolzano. Austria devolvió el cuerpo siete años más tarde.Actualmente, los restos “descansan” en el segundo piso del número 43 de la Vía del Museo, en la ciudad de Bolzano, donde funciona el Museo de Arqueología del Sur del Tirol; están dentro de una cámara hermética, a 6 grados centígrados bajo cero y 99 por ciento de humedad. El público puede verlo a través de una pequeña ventana.


De vez en cuando, algún investigador pide permiso para estudiarlo. Si las autoridades del museo lo autorizan, Ötzi es trasladado a una cámara vecina, donde la temperatura es menos rigurosa. El investigador dispone de unos pocos minutos para realizar su trabajo, porque está prohibido descongelar los restos.Luego, el cuerpo es conducido de regreso a la primera cámara. Cada día, de martes a domingo, entre las 10 y las 17.30, cientos de personas se asoman a la pequeña ventana para contemplar uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de todos los tiempos.

LA TRAGEDIA DE ISHI, EL ÚLTIMO NATIVO LIBRE DE CALIFORNIA

En 1911 fue capturado un indígena a las afueras de uno de los pueblos californianos de la fiebre del oro. Aparentemente era el último de su tribu y se negó a revelar su nombre. El antropólogo Alfred Kroeber se hizo cargo de aquel indio perdido y sólo con un gran esfuerzo pudo comunicarse con él. Lo llamó Ishi, que en la lengua de su tribu, los Yahi, quería decir “hombre”. Siguiendo la moda de los zoos humanos, Kroeber incorporó a Ishi al Museo de Antropología de San Francisco como su principal atracción, aunque también existió una entrañable amistad entre el antropólogo y el indio. Vamos a relatar aquí algunos pormenores de la asombrosa historia de Ishi, el último nativo libre de California, y del exterminio de sus tribus originarias a causa de la quimera del oro.


1. La fiebre del oro
En 1842 se descubrió oro en las montañas al norte de Los Ángeles, entonces territorio de México y que, hasta 1834, había sido dominio colonial español. Mediante una rentable operación diplomática, los Estados Unidos arrebataron al país vecino el territorio de California en virtud del Tratado de Guadalupe, que puso fin a la guerra entre ambas naciones. Pocos días antes de su firma, se produjo el sensacional hallazgo de gran cantidad de oro mientras construían un molino en Sacramento. La noticia corrió como un reguero de pólvora y no tardaron en llegar cazafortunas a la región, que  desde entonces pasó a llamarse la “Tierra Dorada”. Inicialmente los buscadores de oro, todavía no muy numerosos, venían desde lugares cercanos. La verdadera avalancha se produjo en 1849, lo que hizo que aquel aluvión de inmigrantes, venidos de todas partes del mundo, fuesen conocidos como los “Forty-Niners”.Y también como los “Argonautas”, porque la mayoría llegó por barco. 
La bahía de S.Francisco, repleta de barcos abandonados. Todos se quedaban a buscar oro
Hacia 1855 el número de mineros ya se elevaba a 300.000. San Francisco, una aldea con menos de 1.000 habitantes en 1848, el pistoletazo de salida de la locura del oro, pasó a tener una población de 25.000 en 1.850. En ese momento California había alcanzado tanto peso político y económico que pudo convertirse en un estado independiente de la Unión. Su lema es “Eureka”, en homenaje a los buscadores de oro que permitieron un desarrollo de la región sin precedentes, lo que tuvo su reflejo en la esplendorosa arquitectura de San Francisco. Aquel  terreno árido e inculto se transformó en una nueva Tierra de Promisión, el sueño de fabulosas riquezas. En un solo día podían ganarse miles de dólares, aunque muy pocos de aquellos buscadores consiguieron hacer fortunas estables.


2. La “Solución Final”en América
Pero el verdadero lado oscuro de aquel típico sueño americano fue el exterminio casi total de las poblaciones nativas, consideradas un estorbo en el camino hacia el preciado metal. El gobierno de los Estados Unidos no reconocía a los indígenas ningún derecho a ocupar sus territorios ancestrales. Por ello, autorizaba a cualquiera a reclamar las tierras siempre que fuesen explotadas, un medio para incentivar su rápida ocupación por los blancos en la expansión del país hacia el oeste. Al principio, los indios soportaron pacientemente la intrusión de los buscadores, que escarbaban sin cesar en las arenas de los ríos situados en sus lugares tradicionales de caza y pesca. 

El jefe Tenaya, de los Ah-wah-nee-chee, pidió al famoso minero y explorador James Savage que los dejaran en paz: “No queremos nada de los hombres blancos. Nuestras mujeres son capaces de hacer nuestro trabajo. Iros, dejadnos permanecer en las montañas donde nacimos, donde las cenizas de nuestros padres han sido entregadas a los vientos”. Pero su vehemente ruego no fue escuchado. Cuando los indios respondieron con la fuerza a los abusos que los reducían al hambre y a la miseria, los colonos  utilizaron ese pretexto para masacrarlos. Los periódicos incitaban a la furia exterminadora, que caía sobre un suelo fértil, el racismo rampante de los nuevos pobladores de California. En abril de 1849 un periódico de San Francisco se hizo eco de la opinión de los mineros de que, para trabajar en las minas de manera segura, era absolutamente necesario acabar con los salvajes, exigiendo que el gobierno sufragara los gastos necesarios para ello. Cualquiera que hablase de firmar la paz con los pieles rojas debía ser considerado un traidor. 
A raíz de esa campaña publicitaria, las ciudades ofrecieron dinero por cada cabeza o cabellera de indios que cortasen. Además, los costes de esas expediciones eran reembolsados por los estados o por el gobierno federal. Entre 1851 y 1852 el flamante estado de California pagó dos millones de dólares para que los colonos limpiasen su territorio de indios. Las recompensas comenzaron siendo altas, 5 dólares por cabeza allá por 1855. Pero cuando la degollina alcanzó su paroxismo, el premio se redujo a 25 centavos. La prepotencia de los mineros llegó hasta el punto de elaborar un código de actuación, repartido a las tribus indias, en el que les advertían de la obligación de entregar a los autores de cualquier crimen. Si no lo hacían en un tiempo razonable, la respuesta sería la destrucción del poblado al que pertenecía el infractor y de todos sus habitantes y, caso de no ser identificado, el poblado más cercano al lugar de su comisión. Se  calcula que, al amparo de tan arbitraria norma, entre 1855 y 1863 fueron arrasados unos 150 asentamientos indios.

 Los buscadores de oro también trajeron consigo enfermedades (cólera, malaria, viruela, tuberculosis, fiebres tifoideas…) contra las que los nativos carecían de defensas, incrementando aún más la gran mortalidad que sufrían por el hambre y la violencia. Por si ello no fuera suficiente, la fiebre del oro acabó igualmente con el sistema de vida tradicional de los indígenas. Por un lado, perdieron sus terrenos de caza y pesca. Los ríos sufrieron una tremenda contaminación a causa de productos químicos como el mercurio, utilizados para extraer el oro. La corriente del río Sacramento tenía en aquella época un sucio color amarillo que acabó con todos los salmones. Los nativos fueron confinados en reservas, donde malvivían borrachos y atemorizados, no atreviéndose a cazar o pescar sin permiso de los amos blancos. Cualquier intento de robar comida o ganado a sus opresores era cruelmente castigado. 

Por otra parte, los propios nativos se incorporaron también a la frenética búsqueda del  metal áureo. A comienzos de 1849 había 4.000 mineros trabajando en la región, de los cuales la mitad eran indios, si bien desconocían el valor de cambio del polvo dorado. Los codiciosos negociantes los estafaban descaradamente vendiéndoles bienes de consumo a cambio de su peso en oro. Cuando los indios consiguieron enterarse de su verdadero valor, los astutos vendedores inventaron nuevos procedimientos para seguir engañándolos. 
A consecuencia de todos esos cambios tan radicales, la población india de California, cifrada entre 310.000 y 705.000 habitantes antes de la llegada de los blancos, se redujo a 150.000 en 1845. Ya eran solo 31.000 en 1870, según el censo estatal y, en 1910, habían desaparecido prácticamente. Y aquí comienza la historia de Ishi y Kroeber, pero antes de relatarla tenemos que retroceder unas décadas, hasta las espantosas matanzas de la década de 1860.
3. Los últimos Yahi
 Ishi quizá nació en 1.860 o 1861. Cuando era muy pequeño, en 1865, el poblado de su padre sufrió un ataque en el que fueron masacrados 40 indios, entre ellos su propio progenitor. La madre se tiró al río llevando con ella al niño y consiguieron escapar de aquel lugar de muerte flotando entre cadáveres. Los Yahi no conocían los caballos ni las armas. Les asustaba el “palo de fuego que explotaba con voz de hierro y nube de humo”. Aterrorizados por aquellos demonios blancos, de cuyos caballos colgaban cabezas y cabelleras, solo un pequeño grupo logró sobrevivir en una recóndita región, ocultos en los cañones de los ríos Mile Creek y  Deer Creek. Ese aislamiento y las duras condiciones de supervivencia del lugar hicieron que, poco a poco, los últimos Yahi se fueran muriendo, hasta que solo quedaron cuatro. En 1908 el lugar fue descubierto por los técnicos de una empresa encargada de construir una presa hidroeléctrica. Después encontraron a la anciana madre de Ishi, y los blancos se llevaron como recuerdo etnológico algunas de las pertenencias de aquel grupo prácticamente extinto. En 1911 el único miembro de la banda que quedaba con vida era Ishi.


 “Palpitante, hambriento y débil, fue a los pinos situados por encima de Tres Lomas donde hacía un poco más de fresco. Allí vivió como pudo, hasta que las lunas calientes decayeron.
 Entonces atravesó el promontorio del Cañón de Banya, tomando el viejo camino familiar, cañón abajo, de la Cueva de los Antepasados, donde quemó tabaco y resina de pino, rezando mientras el humo fragante llenaba la cueva.

 Aquí no queda ninguna Presencia de Espíritus. Soy el último del Pueblo; cuando yo haya desaparecido, será como si nunca hubiéramos existido” (de Ishi. El último de su tribu. T. Kroeber)
 Desesperado y medio muerto de hambre, huyó de aquel territorio inhóspito para conseguir comida. Cuando se arriesgó a avanzar hacia el matadero a las afueras de Oroville,  lo atraparon los lugareños. El sheriff lo encerró en una celda para protegerlo e informó del hecho al Departamento de Asuntos Indios. Este organismo aceptó que se hiciese cargo de él Alfred Kroeber, jefe del Departamento de Antropología de la Universidad de California en Berkeley, experto en las culturas nativas de la región. Kroeber comisionó a su compañero, el también antropólogo Thomas T. Waterman, para traerlo en tren hasta San Francisco. Apareció vestido con traje y sombrero… pero sin zapatos. Tiempo después diría: “Ahora lo sé. No hay nada que esté mal en los pies de los saldu (rostros pálidos). Lo que está mal es lo que vosotros llamáis zapatos. ¿Cómo sabes por dónde andas cuando tus pies no tocan la tierra?”

Ishi no llevaba el pelo largo sino cortado, probablemente en señal de un duelo prolongado, pues sus parientes hacía largo tiempo que habían muerto, dejándolo como único vestigio de su cultura ya fenecida. La prensa se hizo eco de la aparición de aquel salvaje, cuando todo el mundo creía que los nativos originarios de California llevaban varias décadas extinguidos. Ahora aquel viejo guerrero solitario no representaba ningún ningún peligro. Era sólo una rareza digna de estudio. Su presencia coincidió providencialmente con la apertura del Museo de Antropología en San Francisco, del que era director Kroeber.

 4. Antropología de salvamento en el Museo
En aquellos tiempos, que se han llamado la fase museística de la Antropología, se creía que la cultura de los pueblos estaba impregnada en los objetos, de ahí el afán por recopilarlos y conservarlos en los numerosos museos etnológicos que se fueron creando.

Ishi's arrows in the Museum of the American Indian (photograph by the author for Hyperallergic)
 Aunque todos querían saber el nombre del indio, decirlo abiertamente era tabú para los Yahi, por miedo a que los enemigos pudieran dañarlos con la magia, así que el guerrero se negó a revelarlo. Kroeber lo llamó Ishi, “Hombre” en su lengua Yahi, y lo convirtió en la mayor atracción del Museo. El antropólogo explotó el deseo de rarezas y novedades del público: “En Ishi  estoy seguro que hemos encontrado el más incivilizado e  incontaminado hombre en el mundo”. Lo empleó como celador en el Museo, donde los domingos por la tarde hacía exhibiciones de talla de puntas de flecha, elaboración de raspadores, arpones, cestas y arcos…También encendía fuego e imitaba los sonidos de los animales salvajes, sentado a la puerta de una cabaña de ramas. 

Los habitantes de la ciudad acudieron en masa a aquellas sesiones dominicales, atraídos por los irresistibles reclamos que lanzaba Kroeber en la prensa. En  la edición de Los Angeles Times de 10 de septiembre de 1911  invitaba al público a contemplar a“el último hombre de América que no conoce las Navidades”. La afluencia durante los seis primeros meses de vida del Museo fue superior a 24.000 visitantes, todo un espaldarazo a la labor de difusión de Kroeber. Fernando Monge ha puesto de relieve cómo esta formula divulgativa estaba relacionada con la moda de las exhibiciones etnológicas, que hicieron furor en el último tercio del siglo XIX y el primero del siglo pasado. En esas exposiciones etnológicas vivas se  reforzaba la relación de desigualdad entre el colonizador y los colonizados. Por su naturaleza ambivalente, en el caso de Ishi resulta difícil deslindar el espectáculo del estudio científico. Sin embargo, es cierto que Kroeber dio a Ishi un trato muy humanitario. A pesar de que, como indio, legalmente carecía de ningún status ni derecho, se responsabilizó de él, lo hizo su amigo y trabajó a su lado intensamente en una frenética tarea de salvamento etnográfico. De hecho, Ishi pudo reconocer en el Museo algunas cestas que había confeccionado su prima, y el descubrimiento de que las últimas posesiones de su pueblo estaban a salvo le produjo una honda emoción.

 

 
California Indian Museum director Nicole Lim handles a spear made by Ishi to hunt salmon. An exhibition on Ishi, much of it from the Phoebe A. Hearst Museum of Anthropology, is at the California Indian Museum in Santa Rosa, Calif. A century after a Native American known as Ishi emerged from the Northern California wilderness to be labeled "the last wild Indian" and become a celebrity in San Francisco, Calif., a conference about his legacy will be held at UC Berkeley. Photo: Brant Ward, The Chronicle


Dado que la universidad no espera que la casi prehistórica criatura sobreviva durante mucho tiempo en la civilización, el personal de la facultad ha realizado registros sonoros de su desconocido lenguaje. Si este hombre no hubiera sido capturado y su lenguaje no hubiera sido preservado por medio de grabaciones fonográficas, este lenguaje se habría extinguido con su muerte” (Los Angeles Times, en una noticia publicada poco después de la aparición de Ishi).
 La voz de Ishi fue grabada en incontables cilindros de cera, que registraron listas de palabras, relatos y canciones cuyo significado, no obstante, se les escapaba. Por ello, al poco de llegar Ishi a San Francisco, Kroeber  pidió  ayuda a Edward Sapir, el mayor experto en lenguas nativas y que, como él, había sido discípulo de Franz Boas. Pero entonces Sapir se encontraba en Canadá, realizando trabajo de campo, y no pudo acudir.
5. Empezar una nueva vida en San Francisco
 Ishi siempre sintió una viva curiosidad por la animada vida de San Francisco. Tenía un don natural para comprender los fenómenos culturales que sucedían a su alrededor. Probablemente ello fue resultado de su constante necesidad de adaptación a condiciones extremas de supervivencia. Waterman decía de él que tenía una caballerosidad innata. Todo le sorprendía: los trenes, los tranvías, los coches, el Golden Gate… Lo que más le llamaba la atención eran las enormes multitudes que poblaban la ciudad. No es extraño pues, antes de llegar a San Francisco, nunca había visto juntas a más de 40 personas. Tan pequeño era el grupo de indios que consiguió escapar del exterminio.


La prensa recogía alborozada las reacciones del “salvaje” a las maravillas tecnológicas del siglo XX. Kroeber lo llevo al teatro, donde disfrutó con la maravillosa voz de Caruso, y también con la bella Lily Lena, la estrella del music hall en el Orpheum Theater de San Francisco, al que Ishi calificó como “el paraiso de los blancos”. 



Los periódicos, siempre dispuestos a explotar el tirón popular del mito de la bella y la bestia, no dudaron en publicar que Ishi estaba enamorado de la actriz. Y es que algo que preocupó muchísimo al público del momento era si Ishi tomaría una esposa blanca para continuar su estirpe. Hasta recibió algunas propuestas de matrimonio, acompañadas con fotos de las candidatas. Pero Ishi ya tenía entonces más de 50 años y no andaba bien de salud, por lo que el vínculo matrimonial no le debió de parecer una opción a considerar.

Lily Lena
 En definitiva, es fácil ver en la curiosa y amigable reacción del pueblo americano hacia Ishi el eco del mito del buen salvaje,  que tan bien encarnó este indio digno y apacible. Durante los cinco años que vivió en contacto con la civilización, nunca mostró el menor resentimiento contra los descendientes de aquellos que habían destruido completamente a su pueblo.
6. El retorno a lo salvaje
Al poco de llegar a San Francisco, Ishi sufrió una bronconeumonía. Fue tratado por el doctor Saxton  Pope, que se mostró muy interesado por las habilidades al arco de Ishi. Entre ambos se estableció un fuerte lazo de camaradería y salían a cazar juntos con frecuencia. 

También tuvo una excelente relación personal con el antropólogo Waterman, en cuya casa vivió en el verano de 1915, después de que el gobierno criticase a Kroeber por tener a Ishi viviendo en el Museo. Kroeber le ofreció la posibilidad de volver a su tierra, aunque él se negó ya que todos sus ancestros habían muerto. Dijo que en sus tierras no quedaba ninguna “Presencia” y que deseaba acabar sus días en el Museo, entre sus objetos queridos. Ante la insistencia del antropólogo, Ishi  accedió a realizar una expedición al Valle del Deer Creek junto con Waterman y Pope en 1914. Pero la salida fracasó porque Ishi descubrió que las provisiones para el viaje se habían guardado en el Museo, lugar de las cosas muertas, por lo que para él estaban contaminadas. 

Subsanado el problema, por fin pudo partir la expedición, que se encargó de cartografiar el territorio y de tomar muchas fotografías a Ishi haciendo alarde de sus habilidades en su medio natural. Allí él era el profesor y los científicos, sus alumnos. Disponía de un apabullante número de nombres para todo tipo de plantas medicinales, rocas y lugares. Al comienzo de la estancia, Ishi se mostró preocupado porque sentía que sus ancestros lo llamaban. Una noche se perdió en el bosque pero después apareció más tranquilo, diciendo que ya estaba seguro de que habían encontrado su camino hacia el otro mundo. “Ishi se irguió y cantó las antiguas canciones rituales y recitó la Plegaria del Final…Luego se sentaron en la orilla mientras Ishi encendía una pipa de tabaco sagrado y expulsaba el humo al Mundo Celeste, al Mundo Subterráneo, y al Norte y al Oeste y al Este y al Sur: en todas las direcciones de la Tierra. Ishi dio al Majapa y a Maliwal tabaco en polvo para que lo echaran desde sus palmas planas y abiertas mientras él recitaba la plegaria de la Purificación”. (Ishi. El último de su tribu. T.Kroeber)

 Finalmente, tras una impenetrable muralla de robles, encontraron el lugar escondido donde el grupo de Ishi había sobrevivido en condiciones durísimas. “Ishi hizo un dibujo en otro trozo de papel amarillo, con las líneas de los límites, semicírculos para las aldeas y puntos en los senderos. El Majapa escribió los nombres tal y como él los decía. Era un mapa-dibujo del Mundo de los Yahi. Cuando estuvo acabado, Ishi preguntó: « ¿Podrías tú contar la historia de los Ancianos? ¿Podrías tú hacer un libro?»
« Sí. Podría comenzar por tu dibujo-mapa. Tendría las palabras Yahi que tú me has dicho y tantas palabras como tú quieras decir.» Señaló la fila de cuadernos de apuntes de su mesa. « Muchas lunas después de que tú y yo hayamos viajado por el Sendero de los Muertos, quienes vivan en mundos lejanos podrán leer y saber cómo hablaba el Pueblo y quiénes eran sus Dioses y sus Héroes, y cuál era su Camino… si tú quieres.»
« Quiero. Aiku tsub. Yo hablaré la Lengua; tú escribirás mucho Yahi. Los Ancianos vivirán en el libro.» (De Ishi. El último de su tribu. T.Kroeber)
7. Los últimos días

 De vuelta a la civilización, por fin pudo ocuparse de él Edward Sapir, a quien Ishi relato la historia de la Creación según su mitología. A pesar de su extraordinaria capacidad  para captar los distintos matices de los sonidos, Sapir reconoció que aquel fue el trabajo más difícil y cansado de toda su vida profesional. Pero, a pesar de su inmenso valor, aquel trabajo quedó incompleto. El esfuerzo lingüístico agotó sobre todo a Ishi, que había sido diagnosticado de tuberculosis avanzada en 1914. Dos años después lo ingresaron en el hospital universitario sin posibilidad de curación. Informaron del hecho a Kroeber, que entonces se encontraba fuera de San Francisco. El antropólogo se apresuró a mandar una carta para impedir los manejos científicos que sabía que tenía deparados Ishi sin su intervención. Prohibió que le practicasen autopsia bajo ninguna circunstancia, pues había que preservar el cuerpo para la ceremonia Yahi de liberación del espíritu. Según las instrucciones que Ishi había dado a Pope, para su viaje hacia el Oeste debían quemarlo y enterrarlo con su mejor arco, cinco de sus mejores flechas, una caja llena de conchas, su pipa de piedra, un monedero con tabaco, un cestito con harina de bellota suficiente para cinco días y sus recuerdos familiares. Kroeber también se negó a que guardaran su esqueleto. En un arranque de sinceridad, Kroeber denunciaba en la carta que los museos estaban llenos de esqueletos de nativos que nadie estudiaba y que, en su opinión, las ciencias podían irse al infierno (“go to hell”). 

Lamentablemente, Ishi falleció el 24 de marzo de 1916, antes de que se recibiera la misiva. Le hicieron una máscara funeraria y, como Kroeber se maliciaba, le practicaron la temida autopsia. Quemaron su cuerpo, a excepción de cerebro, que se conservó en formol en el museo y después fue enviado al Smithsonian, y le dieron un a ceremonia de enterramiento cristiana. Sus cenizas reposaron largos años en una pequeña urna negra en el cementerio local, cuya lápida rezaba “Ishi, the Last Yana Indian 1916”.

Waterman quedo muy afectado y con complejo de culpa, pues pensaba que le había matado el enorme esfuerzo de trabajar con Sapir. También Kroeber se cuestionó su vida profesional y hasta se sometió a psicoanálisis. Ya no escribió ninguna publicación más sobre Ishi, y es muy significativo que su segunda esposa, la antropóloga Theodora Kroeber, no comenzase a publicar las diversas obras sobre Ishi que la hicieron famosa hasta 1961, un año después de la muerte de Kroeber.

 
 Las pertenencias de Ishi están expuestas en el Museo de Antropología, actualmente en Berkeley, en una sala dedicada a su memoria.

No podemos terminar este relato sin revelar que, en los últimos años, se han producido algunas sorprendentes novedades sobre el caso de Ishi. El arqueólogo Stevens Shackley declaró que Ishi no pudo ser un individuo Yahi puro. Su conclusión se basa en el análisis de las puntas de flecha que Ishi fabricó, que responden al modelo de los Madiviva o de los Nomlaki,  pueblos vecinos y enemigos de los Yahi. De acuerdo con Sackley, Ishi quien aprendió a tallar las puntas con miembros de esas tribus, aunque hablara la lengua Yahi. La matanza de sus congéneres seguramente hizo que los escasos sobrevivientes tuvieran que buscar refugio con los de otros pueblos de la región.
 
Projectile point of knapped bottle glass, made by Ishi, 1911-1914 Photo, Click for full size 
 
Ishicollectionpoint_3a.jpg 
Ishicollectionpoint_8b1.jpg 
IMG_3451_edited-1.jpg 
Ishicollectionpoint_7b1.jpg 

Ishicollectionpoint_7a1.jpg 


 
IMG_35241.jpg 

Ishicollectionpressureflaker_11.jpg

Fur cape blanket, belonging to Ishi's family. Yahi - early 20th Century Photo, Click for full size 


Tampoco fue Ishi el último Yahi, puesto que tiempo después de su muerte aparecieron otros Yahi, que se habían  mezclado con otras tribus. 

 
En 2010 sus restos y cenizas volvieron a sus territorios históricos. Fueron enterrados en plena naturaleza durante una ceremonia nativa privada.
 

 
 



 
 

 










Ishi supo ser un espíritu noble y fuerte, a caballo entre dos mundos y así lo retrató en múltiples libros Theodora Kroeber. Sobre Alfred y Theodora Kroeber, y su bibliografía sobre Ishi, 
 
 


 
 
 
 
The Last Yahi Indian Marker Photo, Click for full size
The Last Yahi Indian Marker Photo, Click for full size 
The Last Yahi Indian Marker State Historical Landmark Directional Sign Photo, Click for full size
Tales From a Long Life edited by Gene Serr
https://www.youtube.com/watch?v=WqRve5_UIdk

EXPOSICION ARTE LITICO DE SUDCALIFORNIA (PUNTAS DE FLECHA Y ACCESORIOS DE LOS ANTIGUOS CALIFORNIOS





EXPOSICION ARTE LITICO DE SUDCALIFORNIA

CENTRO ARTES POPULARES
CENTRO DE ARTES POPULARES DE BAJA CALIFORNIA SUR


Foto1614

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


EXPOSICIONARTEE LITICO DE SUDCALIFORNIA
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA, CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.

Foto1623
Foto1622
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA, CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1621
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA, CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1620
REPLICA DE FALDILLIN PERICUE
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.

Foto1619
 HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.

Foto1618
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.



Foto1615
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.


Foto1624

casimiro gardea orozco
CASIMIRO GARDEA OROZCO
EN LAS OFICINAS DE CANAL 8
PARA UNA ENTREVISTA
EN EL PROGRAMA CON SENTIDO





VISITA LA CASA DEL ARTESANO EN LA PAZ, B.C.S.

VISITA LA CASA DEL ARTESANO EN LA PAZ, B.C.S.  
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO









Atardecer en La Paz 
Malecon Sunset 
las cuevas 

NOVEDADES PAULETTE 

ROPA Y NOVEDADESS 

OSHKOSH B´GOSH

CARTER´S

LA PAZ, B.C.S.

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

VISITA LA CASA DEL ARTESANO EN LA PAZ, B.C.S.

 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO
 

JAFRA - LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR , MEXICO


 Jafra - LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR , MEXICO
SI QUIERES COMPRAR
O VENDER ESTOS PRODUCTOS
COMUNICATE CONMIGO PARA
DARTE MAS INFOMACION
DE COMO PUEDES INSCRIBIRTE
TEL. 01 612 123 21 08
CEL. 044 612 15 42 625
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
CON BERTA ARAMBULA MARTINEZ
Jafra - LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR , MEXICO

JAFRA 35 AÑOS TRANSFORMANDO VIDAS / LA PAZ, BCS

 Jafra - LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR , MEXICO
 
DESEAS EMPRENDER TU PROPIO NEGOCIO
VENDIENDO Y USANDO COSMETICOS JAFRA
COMUNICATE CONMIGO
BERTA ARAMBULA MARTINEZ
AL TEL. 01 612 123-21-08
CEL. 044 612 15 426 25
EN LA PAZ, B.C.S.

¡¡FORMA PARTE DEL GRUPO DE MUJERES EXITOSAS!!
¡CON JAFRA CRECES TU Y CRECE TU FAMILIA!
PIDE TU CATALOGO E INSCRIBETE
YO TE DIGO COMO EMPEZAR TU PROPIO NEGOCIO
¡ ANIMATE !

¡¡ HOY MISMO !!

¡ FORMA PARTE DEL GRUPO DE MUJERES EXITOSAS JAFRA !

¡ CON JAFRA CRECES TU Y CRECE TU FAMILIA !

¡ ¡ DEDICA EL TIEMPO QUE TU QUIERAS
Y GANA LO QUE TU QUIERAS !!

REQUISITOS PARA INGRESAR A JAFRA:

1.- Llenar solicitud de créditoAnexar copia de comprobante de domicilio
Anexar copia de credencial de elector
Croquis de su domicilio

Nota: Si la dirección de la credencial y el comprobante de domicilio son las misma, el nuevo ingreso no requerirá de ningún otro documento para iniciar su negocio con el programa Jafra.

2.-Si la dirección de tu credencial de elector y la del comprobante de domicilio no coinciden entonces necesitas:

Llenar solicitud de crédito Anexar copia de comprobante de domicilio
Anexar copia de credencial de elector
Carta de alta SHCP y carta de aceptación de I.S:R
o en su caso R.F.C. y carta de no retención
(FORMATO ANEXO A ESTA INFORMACION)
Croquis de su domicilio
Anexar formato de certificación de domicilio
y copia de identificación de la Animadora que lo certifica.

3.- Si no tienes credencial de elector entonces necesitas:
1 Llenar solicitud de crédito
Anexar cualquier tipo de identificación,
excepto aquellas expedidas por partidos políticos
o idetificación postal.
Anexar copia de comprobante de domicilio
Anexar copia de acta de nacimiento
Carta de alta SHCP y carta de aceptación de I.S:R
o en su caso R.F.C.y carta de no retención
Croquis de su domicilioAval (debe anexar copia de identificación
y comprobante de domicilio)
En cualquiera de los tres casos, la nueva Consultora patrocinada
deberá ser mayor de 18 años y menor de 65 años.
Se recibirán nuevos ingresos menores de 18 años
solamente si anexan acta de matrimonio
y/o acta de nacimiento de algún hijo,
o bajo el esquema de Consultora Chi'x,
cumpliendo con los requisitos.

Comprobantes de domicilio que son aceptados por JAFRA

1 Recibo de luz (máximo 3 meses de antigüedad)
2 Recibo de agua (máximo 6 meses de antigüedad)
3 Recibo de pago predial (máximo 1 año de antigüedad)
4 Recibo de teléfono (máximo 3 meses de antigüedad)
5 Contrato de arrendamiento sellado por la SHCP (que esté vigente)
6 Carta de residencia emitida por la delegación o municipio
en original (máximo 3 meses de antigüeda)
7 Estado de cuenta de teléfono celular (máximo 3 meses de antigüedad)

Nota: Recuerda que aquellos domicilios que no tienen un númerode identificación o DOMICILIOS CONOCIDOS, deben ser avaladospor la Animadora.

Identificaciones aceptadas por JAFRA

Credencial de elector Licencia de manejo (fotografía y firma vigente)
Credencial escolar (fotografía y firma vigente)
Pasaporte (vigente)
Credencial laboral (fotografía y firma vigente)
Credencial de clubes deportivos (fotografía y firma vigente)
Cédula Profesional Credencial del IMSS (fotografía y firma vigente)
Cartilla militar (para aspirantes hombres)

DISEÑO: CASIMIRO GARDEA OROZCO / NAVEGANTE CALIFORNIO
CONTRATO PARA LLENAR
IMPRIMELO Y LLENA ESTOS FORMULARIOS
HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER MAS GRANDE
Solicitud de Crédito



Carta de alta SHCP y carta de aceptación de I.S:R

DA UN CLIK EN CADA IMAGEN
PARA VER MAS GRANDE


ACAPULCO, ARROWHEAD, ARROWS. LITICAS, ARTESANIAS, AUTOS, BAJA CALIFORNIA SUR, BALANDRA, CABO SAN LUCAS, CANCER, CHIHUAHUA, COCHIMIES, DIABETES, FLECHAS, FONDOS, GUADALAJARA, GUAYCURAS, JAFRA, LA PAZ, LA PAZ B.C.S., LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR, LITICAS, LOS CABOS, MELISSA MARTY, MEXICO, PERICUES, PREHISTORIA, PUNTAS DE FLECHA, RUPESTRES, SINALOA, SONORA, SONORA GUADALAJARA, TEXTURAS, WALLPAPER, BRASIL 2014





3D agua alimentos animación animal Animales Arquitectura Arte artista casa Ciencia Cine/Televisión colores comida cuerpo Curiosidad Diseño escultura esculturas fotografias fotografía fotomontajes Fotos gigante hombre Humor Ilusión Ilusión Optica Juegos Lugares Madera mundo Música naturaleza papel Personajes pintura publicidad retratos robots tierra trabajo vida Video árboles



ROBIN WILLIAMS Y SU LEGADO AL MUNDO . . .



 

 

 

 

 




LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR,

 

 

  + + + + + +

Biografía de Williams Robin

Nació en Chicago, en el estado de Illinois, como hijo (con otro dos hermanos) de un ejecutivo de la industria del automóvil. Creció en un ambiente económicamente holgado y no mostró en su infancia y primera adolescencia interés por la interpretación. Se concentró en cambio en sus estudios y en la práctica de deportes.

Sus inicios

En 1967 la familia de Williams se trasladó a Marina County, en California. En el colegio en el que continuó sus estudios, se despertó su interés por el teatro. A raíz de ello abandonó los estudios de política, con la intención de iniciar una carrera de actor. La casualidad le llevó a ingresar en la prestigiosa academia de interpretación Juilliard School en Nueva York. Tres años después, Williams regresó a California y se instaló en San Francisco, buscando su oportunidad para actuar en comedias teatrales. En 1976 tuvo una prueba y fue contratado, lo que marcó el inicio de su carrera.

Dos años después trabajó en Mork & Mindy, una serie de televisión en la que interpretaba a un extraterrestre, con el que obtuvo un éxito arrollador. La serie continuó durante años y Williams corría el riesgo de quedarse encasillado en el papel. Por ello la abandonó e hizo una primera película de cine, que pasó inadvertida. Su verdadero debut lo tuvo en Popeye, de Robert Altman, película que no consiguió el éxito esperado, pero que sí dio a conocer a Williams a las audiencias de cine. Su siguiente película fue The World According to Garp, de George Roy Hill, en la que interpretaba a un personaje difícil, agradable pero no cómico. Williams también superó esta prueba de forma brillante e incrementó su popularidad.

Carrera

Entre 1987 y 1991 Williams actuó entre otras en tres películas que le valieron una nominación al Óscar como mejor actor principal. La primera fue Good Morning, Vietnam, en la que interpretaba a un locutor de radio del ejército durante la guerra de Vietnam. La segunda nominación la ganó por Dead Poets Society, en la que su papel fue de profesor de literatura de un colegio, y la tercera por The Fisher King en la que interpreta a un vagabundo.

Su talento para cambiar la voz e imitar acentos le permitió hacer papeles hilarantes, como en Mrs. Doubtfire. En la década del 90, Williams alternó papeles cómicos con interpretaciones dramáticas, realizando papeles de perfiles psicológicos muy complejos como es el caso del film Retratos de una obsesión, y se convirtió en uno de los grandes actores contemporáneos.
Desde el principio de su carrera, Williams luchó con gran esfuerzo para conservar su personalidad única como humorista y para convertirse al mismo tiempo en un excelente actor de carácter. Tenía claro que no debía perder sus cualidades propias, pero que necesitaba dominar la interpretación para ser alguien en el mundo del cine. Consiguió ciertamente realizar su objetivo. Considerado un actor de gran versatilidad tanto en comedia como en drama, gana finalmente el tardío reconocimiento de la Academia, que le otorga el Óscar por su actuación en Good Will Hunting, filmada en 1997.

En 1992 puso la voz en inglés para la película animada de Disney Aladdín, interpretando al genio de la lámpara, y en su tercera parte en 1996. Durante 1995 interpretó a Alan Parrish en la película de aventuras Jumanji, basada en un relato infantil de 32 páginas publicado por Chris Van Allsburg, junto con Bonnie Hunt y los entonces niños Kirsten Dunst y Bradley Pierce, recibiendo buenas críticas y éxitos en taquilla. En el mismo año, tiene un papel secundario en la película Nueve meses, interpretando al cómico y escandaloso Dr. Kosevich, quien recibe al hijo de Julianne Moore y Hugh Grant.

En 1996, uno de sus años de mayor éxito, actúa formidablemente en el drama cómico Jack, donde interpreta a un niño de diez años que tiene una enfermedad (similar a la progeria) que lo hace ver treinta años mayor; dirigida por Francis Ford Coppola, música de Michael Kamen y Bryan Adams, comparte protagonismo junto a Diane Lane, Brian Kerwin, Jennifer López y Bill Cosby. En el mismo año, interpreta a Armand Goldman, un homosexual dueño de un teatro-cabaret llamado The Birdcage, en la película de comedia que lleva el mismo nombre, compartiendo créditos junto con Nathan Lane y Gene Hackman.

En 1998 interpreta la vida del doctor Hunter "Patch" Adams en la película Patch Adams, dirigida por Tom Shadyac, en su lucha por obtener el título de médico con su terapia de la risa que tanto hizo entender a colegas médicos y público en general. Tuvo gran aceptación en el público, con gran éxito en taquilla, nominaciones al Óscar y Globo de Oro y ha sido una de las películas más recordadas de Williams. Comparte protagonismo junto con Monica Potter y Philip Seymour Hoffman. Tiempo después, es contratado para actuar junto con Cuba Gooding Jr. y Annabella Sciorra en el drama Más allá de los sueños, obteniendo grandes críticas por sus actuaciones como por su dirección fotográfica, ganadora de un Óscar de la Academia.

Ya en 1999 actúa en el drama cómico El hombre bicentenario, interpretando al robot humanoide inteligente Andrew, que con el pasar del tiempo va adquiriendo sabiduría y sentimientos, pidiendo a sus dueños la libertad tan anhelada por la humanidad; al ser libre construye su propia casa empezando una nueva vida, luego irá en busca de robots similares como él y, al final de su búsqueda y llegando al lugar de origen de su partida, encuentra a un científico, hijo del creador de la serie de robots como Andrew, quien estaba creando fórmulas para hacer aparentar a los robots como seres humanos, empezando una nueva aventura para Andrew: ser el ser humano más viejo de la historia. Williams comparte protagonismo junto con Sam Neill, Embeth Davidtz y Oliver Platt.
En 2002 protagoniza su película de acción Insomnia junto con Al Pacino y Hilary Swank, película rodada en el estado de Alaska.

2006 es el año donde actúa en un sinnúmero de films: El hombre del año, como un entusiasta conductor de televisión que se postula a la presidencia de Estados Unidos; Night at the Museum, como la estatua de Theodore Roosevelt en el museo de Nueva York junto con Ben Stiller, repitiendo su papel en la secuela de 2009; en la animada Happy Feet, hace la voz de dos personajes y comparte créditos con Elijah Wood, Britanny Murphy, Hugo Weaving, Nicole Kidman y Hugh Jackman, así como también en su segunda parte de 2011; en la comedia RV protagoniza a un ejecutivo que es obligado a suspender sus vacaciones a escondidas de su familia para conseguir un ascenso en su trabajo.

En 2007, actúa como el molesto reverendo Frank en la comedia License to Wed, junto con Mandy Moore y John Krasinski.

En 2009, trabaja junto con John Travolta y Kelly Preston en la comedia de Disney, Old Dogs.

Vida personal

El primer matrimonio de Robin Williams fue con Valerie Velardi el 4 de junio de 1978, con quien tiene un hijo, Zachary Pym (Zak) (nacido el 11 de abril de 1983). Durante el primer matrimonio de Williams, él estuvo involucrado en una relación extramarital con Michelle Tish Carter, una camarera a quien conoció en 1984. Ella lo demandó en 1986, afirmando que él no le había dicho que estaba infectado con herpes simple antes de embarcarse a una relación sexual con ella a mitad de la década de 1980, durante la cual, dijo, que él le transmitió el virus a ella. El caso se resolvió fuera de los tribunales. Williams y Velardi se divorciaron en 1988.

El 30 de abril de 1989, se casó con Marsha Garces, quien era niñera de su hijo, ya estando esta embarazada; tienen dos hijos, Zelda Rae (nacida el 31 de julio de 1989) y Cody Alan (nacido el 25 de noviembre de 1991). En marzo de 2008, Garces solicitó el divorcio de Williams, citando diferencias irreconciliables.

El 20 de agosto de 2007, el hermano mayor de Williams, Robert Todd Williams, murió de complicaciones de una cirugía de corazón realizada un mes antes.

Williams fue miembro de la Iglesia Episcopal. Describió su afiliación religiosa en una rutina de comedia diciendo:
"tengo la idea de un chicagüense protestante, episcopaliano-católico light: mismos rituales, mitad de culpa.
Mientras estudiaba en Juilliard, Williams se hizo amigo de Christopher Reeve. Tuvieron varias clases juntos en las que eran los únicos estudiantes, y siguieron siendo amigos por el resto de la vida de Reeve. Williams visitó a Reeve después del accidente de caballo que lo llevó a estar tetrapléjico, y lo animó fingiendo ser un excéntrico doctor de Rusia (similar a su papel en Nine Months). Williams afirmaba que estaba allí para practicarle una colonoscopía. Reeve dijo que ésa fue la primera vez que rió desde el accidente y supo que la vida iba a continuar bien.

Otros intereses

Se sabe que Robin era un fanático de la saga The Legend of Zelda. De igual manera, confesó que decidió llamar a su hija Zelda Rae debido a que le agradaba jugar los juegos de Zelda.

Problemas de drogas y alcohol

Durante la década de 1970 y 1980, Williams tuvo una adicción a la cocaína; ha dicho que desde entonces lo ha dejado. Williams era un amigo cercano de John Belushi. Él dijo que la muerte de su amigo y el nacimiento de su hijo lo llevó a dejar las drogas: "¿Fue una llamada de atención? Oh sí, en un gran nivel. El gran jurado también ayudó".

El 9 de agosto de 2006, Williams se internó en un centro de rehabilitación (ubicado en Newberg, Oregón), luego admitió que era un alcohólico. Su publicista dio el anuncio:
"Después de 20 años de sobriedad, Robin Williams se ha encontrado bebiendo nuevamente y ha decidido tomar medidas proactivas para lidiar con esto por su propio bien y el de su familia. Él pide que respeten su privacidad y la de su familia durante este tiempo. Espera volver a trabajar este otoño para apoyar sus próximos lanzamientos de películas".14
En 2011, ya recuperado, apareció en el documental de la BBC para Discovery Channel, en el especial "Curiosidad: ¿Cómo funcionan las drogas?".

Problemas de salud

Williams fue hospitalizado en marzo de 2009 debido a problemas cardíacos. Pospuso su gira en solitario para someterse a una cirugía para reemplazar su válvula aórtica. La cirugía se completó con éxito el 13 de marzo de 2009, en la Clínica Cleveland.

Fallecimiento

El 11 de agosto de 2014, Williams fue encontrado muerto en su domicilio de Cayo Paraíso cerca de Tiburón, California, en lo que aparentemente podría haber sido un suicidio por asfixia, según el informe inicial del Departamento del Sheriff del Condado de Marin.

 El 12 de agosto fue confirmado que el actor fue encontrado ligeramente suspendido en el aire con un cinturón atado a su cuello por un extremo y el otro enganchado a la parte superior de un armario en su dormitorio.

El 14 de agosto de 2014, su esposa Susan Schneider dio a conocer que el actor padecía la enfermedad de Parkinson, sobre la cual aún no se encontraba preparado para hablar de ello públicamente.
 
LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TAPICERIA TORRES

 

 

 

SALON DE FIESTAS GARDEA

 

 


SALON DE FIESTAS GARDEA
CONTAMOS CON ALBERCA
CHAPOTEADERO
TOBOGAN
COCINA
ESTAMOS DENTRO DE LA CIUDAD
PARA MAYOR COMODIDAD
HAGA DE SUS FIESTA UN EXITO
RESERVE CON TIEMPO
AL TEL. 125 93 49
CEL. 612 15 47 306
LA PAZ, B.C.S.
MENCIONE QUE LO VIO AQUI
!! ESTA ES NUESTRA RECOMPENSA !!
!! GRACIAS !!
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
---
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

 

 MAPA DE LA CIUDAD DE LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
DISEÑADO POR CASIMIRO GARDEA OROZCO



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada